Category: Estratégia financiera

Conoce qué es un CFO externo, para qué sirve y cuándo es necesario. Entender las finanzas de tu empresa es importante para la gestión de la caja y la inversión.

7 errores financieros que todo emprendedor ha de evitar

Jonatán Lara
CFO

Cuando un proyecto empieza, es habitual que el equipo fundador, indiferentemente de su background, lleve todas las finanzas del proyecto. Esto provoca que en muchos casos se cometan errores financieros o “novatadas” que pueden afectar al rendimiento de la empresa. ¡Aquí te dejamos algunos de ellos!

1. Tomar decisiones sólo con la caja

Muchos emprendedores sólo tienen en mente de cuánta caja disponen. Con estos datos acaban tomando decisiones que pueden acabar perjudicándoles a corto plazo. Para tomar decisiones, se ha de tener en cuenta las proyecciones de la caja para que ese gasto no afecte de manera negativa a la empresa al cabo de los meses. Es decir, se ha de contemplar una caja de seguridad en caso de que surjan imprevistos.

2. No reducir pérdidas

Cuando se trata de del P&L, muchas empresas no son conscientes que pueden activar gasto. Al hacerlo, reduciremos nuestro resultado antes de impuestos, por lo que, consecuentemente, pagaremos menos impuestos.
Este pequeño ahorro nos puede ayudar a ser más eficientes en capital y nos permitirá tener una estructura más eficiente.

3. Prima de emisión: un elemento necesario

Recordamos que los fondos propios de una empresa se componen del capital, reservas, la prima de emisión y el resultado del ejercicio, entre otras principalmente. Pero ahora nos queremos centrar en la prima de emisión. Este es uno de los errores financieros que se dan cuando una startup decide hacer una ampliación de capital.

Pero antes de nada, explicar que la prima de emisión es el sobreprecio que se paga por una acción respecto a su valor nominal. Es decir, es la diferencia entre el valor de la emisión y el valor nominar de esa acción. Para poner un ejemplo, los primeros accionistas compraron participaciones por valor de 10€. Al pasar el tiempo, la empresa va ganando valor, y las acciones ya no se emiten por 10€, sino por 30€. Esta diferencia es la prima de emisión.

Cuando abres una empresa empiezas con un capital mínimo de 3.000€. En las ampliaciones de capital nos interesa redirigir lo máximo posible de ese dinero a la prima de emisión, para hacer así que el capital social aumente lo mínimo posible.

Esto es porqué, si los fondos propios bajan y pasan a ser menores del 50% del capital que tenemos, entramos en concurso de acreedores. Si tienes un año malo, y se producen muchas pérdidas, se reducirán muchísimo los fondos propios. Pero, si mantenemos una prima de emisión alta, proteges los fondos propios manteniéndolos altos. O que es lo mismo, te proteges del concurso manteniendo el capital bajo y aumentando los fondos propios.

Conseguir financiación

4. No proyectar gastos

Cuando empiezas, un error muy común (a veces por falta de tiempo, otras por falta de conocimiento) es no proyectar los gastos. Si no lo proyectamos, no podremos prever el comportamiento de la caja y, consecuentemente, no podremos tomar decisiones para hacer el modelo de negocio más eficiente. Por ejemplo, si tenemos proyectados los gastos, podremos decidir cambiar nuestro modelo de subscripción: podremos flexibilizar los cobros sin que te afecte demasiado a la caja. De esta manera, planificaremos cómo cobrar y cómo pagar.

5. No tener un plan financiero

Otro problema importante que suelen tener los proyectos que apenas empiezan es la falta de un plan financiero, a pesar de que es uno de los documentos más importantes de la empresa (si quieres saber cómo hacer un plan financiero invertible, puedes leerlo aquí).

Si no lo tienes, no sabrás si lo estás cumpliendo o si te estás desviando de él, es decir, si estás creciendo de manera adecuada. Tener una leve percepción no es suficiente: necesitas un control de los flujos de caja y las proyecciones para poder tomar decisiones.

Un CFO no es importante sólo para pronosticar el futuro y plasmar un plan financiero, es velar por que esto se cumpla y entender el por qué de las desviaciones que se vayan produciendo. Te evitará errores financieros y te ayudará a saber las causas para tomar medidas correctivas a tiempo para amortiguar el impacto tanto a corto como a largo plazo.

6. Pagos de impuestos


Otra novatada es no estimar los impuestos que debes pagar cada mes o trimestre. Este pago puede producir un desajuste en la caja que no se preveía. Es importante que el/la emprendedor/a conozca y sepa que algunos impuestos pueden aplazarse, y de esta manera proteger la caja.

7. No conocer las distintas oportunidades de apalancamiento a las que puedas optar.

Finalmente, este es un problema muy frecuente que nos encontramos. Muchos emprendedores al empezar no saben qué instrumentos existen para poder financiar sus necesidades. Se pueden contemplar, no solo financiación privada, sino la pública, la bancaria o incluso los incentivos fiscales. Si quieres conocer todas las opciones, puedes encontrarlas aquí.

Estos son algunos de los errores financieros que más vemos desde Upbizor. Y, aunque algunos no son graves, es importantes tenerlos en cuenta para poder tomar las decisiones correctas y crecer adecuadamente. Si quieres saber más sobre qué vigilar, te dejamos un post sobre cómo financiar tu empresa eficientemente.

La tasa de descuento

Jose Muñoz
Financial Analyst

La tasa de descuento es una variable financiera que todos hemos comentado alguna vez, aunque no seamos conscientes. Quizás habéis escuchado algo como “10.000 pesetas de las de entonces”, refiriéndonos a que esa cantidad de dinero (60€ actuales) nos permitía en su momento hacer muchas más cosas que ahora.

Además, esta magnitud también es clave para estimar el valor actual de una startup. El post de hoy explicaremos qué es y cómo nos puede ayudar a estimar la valoración de nuestra empresa.

¿QUÉ ES LA TASA DE DESCUENTO?

Ésta tasa nos permite traducir el dinero del futuro, al dinero del presente. Es decir, es el porcentaje que se aplica a una cantidad futura para estimar su valor hoy.

Para calcularla se emplea el WACC (Weighted Average Cost of Capital). Esta es la cantidad sobre la que vamos a hacer los descuentos en un modelo de valoración DCF (Discounted Cash Flow), o modelo de flujos de caja descontados en español. Este modelo permite valorar compañías mediante la aplicación de descuentos de flujos de caja.

Factores

Lo interesante es tener en cuenta los siguientes factores que afectan una cantidad de dinero por el paso del tiempo:

  1. Rentabilidad del dinero: Si, por ejemplo, ponemos el dinero en un cajón, es obvio que es una mala decisión financiera (¡Aunque no siempre lo parece!). Esa rentabilidad compensará la pérdida del valor del dinero por el paso del tiempo.

Para calcularla, se tienen en cuenta la rentabilidad de los activos financieros libres de riesgo, la rentabilidad del mercado en su conjunto y la volatilidad de las rentabilidades.

  • El riesgo que las operaciones que realizamos con ese dinero. Cuanto mayor sea el riesgo de retorno futuro de la inversión que hemos hecho, mayor será la tasa de descuento. Consecuentemente, este es el factor más relevante que afecta a la valoración de una startup. Es por ello, que tenemos que cuantificar de alguna manera la probabilidad de esos flujos de caja futuros se produzcan. Es decir, es el riesgo que implementaremos en la fórmula del WACC (cuánto más riesgo de que no se produzcan los retornos esperados o no se devuelva la deuda, mayor el coste tanto en la deuda como en el capital); haciendo que el valor del WACC aumente considerablemente y haciendo que el valor presente de los flujos de caja futuros sean mucho menor.
Conseguir financiación

¿CÓMO LA APLICAMOS EN UNA VALORACIÓN?

Esta tasa corresponde al coste de los recursos financieros que utilizamos para hacer una inversión. Y, como hemos dicho, se emplea para traer a un valor actual un valor estimado en el futuro.

Ahora vamos a lo que nos interesa: queremos saber la valoración de una Startup dentro de, por ejemplo, 3 años.

Para poder estimar el valor actual, necesitamos tres importes:

  1. El valor futuro del activo: Es el valor futuro de los FCF (Flujos de caja libre) que generará la empresa; sumado del valor total del activo en cuestión (en este caso, la startup). Este valor es el denominado Terminal Value. Siguiendo el ejemplo, podemos establecer una valoración postmoney de una Startup dentro 3 años. Por ejemplo, 5 millones.
  2. Número de años que separan el valor actual y el futuro: En este caso, 3 años.
  3. La tasa de descuento: En una Startup, la rentabilidad puede llegar a ser bastante relevante, así como el riesgo de no lograrla. Por eso, las tasas de descuentos tienden a ser lo suficientemente altas debido alto riesgo que implican: no hay que poner menos del 35%. En nuestro ejemplo, pongamos un 40%.

Cuando ya tenemos estos 3 datos, podemos calcular el valor actual de la empresa con la siguiente fórmula:

Es decir, con lo que valdría mi startup hoy, suponiendo que se cumplieran los planes de conseguir en 3 años una valoración de 5.000.000€ y asumiendo una tasa de descuento del 50%, serían aproximadamente 1.481.480€.

Si la tasa de descuento fuese del 40%, es como decir que el riesgo implícito sería menor, y en este caso, como la valoración de la empresa no la hemos modificado, el valor presente de la misma es mayor, y por lo tanto la revalorización futura también será menor. Para que dentro de 3 años esa inversión menos rentable y menos arriesgada valiese lo mismo que la anterior más arriesgada (con una tasa de descuento del 50%), hoy tendrá que valer más dinero. Por lo tanto, una reducción de la tasa de descuento aumenta el valor actual de la Startup para una misma valoración futura.

De la misma manera, si alteramos el tiempo, por ejemplo, reduciéndolo 1 año, la valoración actual subiría. Esto es porqué tengo un activo que a igual riesgo que el primero (manteniendo la tasa de descuento al 50%) alcanzará los 5 millones de euros en un año menos.

Si quieres saber cómo crecer de manera eficiente y sin diluirte, te dejamos aquí un post para que encuentres las respuestas.

Planifica tus finanzas: 5 beneficios que te harán crecer

Francisca Muñoz
Account Manager

Cuando se trata de startups, una de las prioridades al inicio es demostrar tracción, más que tener una estructura interna definida de la empresa. Lo que se busca es validar el modelo de negocio de la manera más rápida y más barata posible, incluso dejando de lado aspectos organizacionales y funcionales. Por eso, planifica tus finanzas: Es importante entender que se está creando una compañía, y las finanzas son esenciales para su éxito.

POR QUÉ SON IMPORTANTES

Planifica tus finanzas

El objetivo de una empresa es generar con su actividad riqueza a sus skateholders mediante la aportación de valor. Para lograrlo, hemos de alcanzar el punto de equilibro. Es decir, al inicio tenemos un exceso de gastos respecto a los ingresos, lo cual es natural en etapas iniciales, y necesario tanto para el desarrollo como el crecimiento de la actividad. Por lo tanto, hemos de planificar cómo financiamos esta necesidad.

Cuantificar los objetivos estratégicos

Quien asuma las tareas y funciones asociadas con las finanzas de la empresa, ha de cuantificar los objetivos establecidos por el board, así como la estructura necesaria para completarlos, y la estrategia de financiación asociada a estos. Además, es bueno analizar la sensibilidad del modelo ante desviaciones en el cumplimiento de los objetivos fijados.

Conseguir financiación

Medición de la ejecución

A medida que se desarrolla la actividad de la empresa, es importante ir midiendo cómo va evolucionando periódicamente, ya que así vemos si se están cumpliendo los objetivos o si hay desviaciones. Estas desviaciones pueden ser temporales o coyunturales (por ejemplo, un retraso en el cierre de algún acuerdo), o bien estructurales (como un cambio regulatorio). Dependiendo de la magnitud y naturaleza de las desviaciones, tomaremos unas medidas u otras para mantener los objetivos o modificarlos. Cualquiera de estas variaciones, impactará en la estrategia de financiación, por lo que con una buena planificación nos será más fácil reaccionar.

Análisis del impacto de la toma de decisiones

Las decisiones que se toman en las empresas día a día afectan en su performance financiera. Es decir, si se decide cambiar el modelo de negocio, la creación de un producto, salir a un nuevo mercado, buscar un nuevo canal de captación de clientes; implican salidas y entradas futuras de dinero. Esto, consecuentemente, afectará a las necesidades de financiación definidas, y por tanto, requerirá nuevos criterios para evaluar los desfases que se produzcan entre ingresos y gastos.

Encaje inversión – creación de valor

Planificar tus finanzas no sólo te permitirá acompañar y definir la actividad de la empresa, sino que también optimizar la dilución bajo el principio crecer sin ceder propiedad. Tener tu caja planificada con antelación (perfectamente conciliada y proyectada a unos 18 meses vista) nos permite comenzar las conversaciones antes y anticiparnos, para tomar mejores decisiones teniendo suficiente runway durante todo el proceso.

Estas razones son suficientes para confirmar que el cuidado de tus finanzas debe convertirse en una de las prioridades de la empresa, más aún cuando el proyecto está buscando un modelo de negocio rentable, escalable y repetible. Planifica tus finanzas y crecerás de la mejor manera.

Es importante desarrollar el área financiera lo suficiente para que el crecimiento no se vea frenado: hemos de estar preparados para convertirlo en valor. Si quieres saber más sobre cómo financiar tu proyecto, te dejamos aquí un post.

Financiación privada: Entiende el Venture Capital

Jordi Altimira
CEO

Pese a que nuestra tesis sea ayudar a crecer al emprendedor con la mínima dilución, optar por la financiación privada no tiene porqué ser malo. Siempre se ha de ser consciente en qué fase se encuentra tu empresa y qué necesidad estás financiando. Por ello, es importante entender el Venture Capital y así conseguiremos escoger la financiación más eficiente para nosotros.

QUÉ OPCIONES HAY (y cuándo es un buen momento)

En cuanto a las opciones de financiación privada, existen diversas dependiendo de la fase: solamente has de saber a qué puertas llamar en cada momento.

Justo empezando

En un momento pre-revenue, cuando estás empezando, siempre es recomendable moverte en tu entorno de “Family Friends and Fools”. Este capital privado te puede ayudar a arrancar y es el más indicado dado que en esos momentos solo se puede evaluar en el proyecto el equipo y la oportunidad.

Mínima tracción

Cuando ya tienes una mínima tracción, es decir, ya has lanzado un MVP (de las siglas Minimum Viable Product, o Producto Viable Mínimo en español), podrás ir a un Venture Capital en fase seed, o un business angel o a un Family Office. Es importante ir a sus puertas cuando ya tienes algo empezado. Una cosa está clara: las ideas por si solas, no valen nada; lo que vale es la ejecución de estas.

Una vez ya has alcanzado dicha tracción, se ha de ir a buscar al player que más se adecúe a tu startup, ya que existen diferentes inversores privados especializados en distintas fases y verticales.

La dilución no es negativa en sí, siempre que el pastel inicial se haga más grande y el crecimiento sea mayor a dicha dilución.

Conseguir financiación

COSAS A TENER CUENTA

Si bien la financiación privada ofrece muchas ventajas (cuanto más capital, un crecimiento más rápido tendrás), has de tener en cuenta diferentes factores a la hora de realizar una ronda.

Elige bien a tu compañero de viaje

El viaje de emprender es duro, por lo que has de escoger bien quién estará a tu lado para llevar a cabo el proyecto. Posiblemente es un viaje entre 5 y 10 años, donde se deben alinear valores, objetivos y performance. Buscar el Win-Win es fundamental.

Siempre es recomendable rodearte de inversores que tienen cierto Know-How del sector o son expertos de alguna área en concreto de tu empresa. A este tipo de inversor se le suele llamar “Smart Money”. Te ayudará a crecer de manera inteligente y con estrategia.

Asimismo, recomendamos que el inversor esté alineado con tu manera de hacer negocio. Es mejor no tener un board muy fragmentado, ya que dificultará la toma de decisiones y puede provocar una falta de foco importante. En breves comentaremos los diferentes tipos de inversores hay y cuáles te interesa tener en tu board.

Planifica tu ronda de financiación con tiempo

Ya hemos comentado esto anteriormente, pero no por ello deja de tener importancia: En una ronda de financiación el tiempo es un elemento de negociación. Es fundamental crear la confianza a mercado y tener un buen network de inversores antes de pedirles dinero.

Por ello, has de disponer del tiempo necesario para realizarla: hazla cuando tengas métricas suficientes para poder valorar tu empresa a una valoración sólida. Cuanto mayor sea tu valoración, menor será la cesión de participaciones.

Ten suficiente caja

No solo has de planificar por las métricas, sino también por tu caja. Has de disponer de suficiente runway para aguantar todo el proceso. Si sabemos que lograrla suele tardar entre 3 y 6 meses, hemos de tener suficiente caja para poder mantener la empresa.

Si tienes un runway ajustado y te queda poca caja, significa que tienes poco tiempo y margen para negociar. Es importante tener suficiente tesorería para evitar que la necesidad de esta nos haga aceptar unas malas condiciones y acabemos cediendo más equity de la que podrías y deberías.

Realiza el “fundraising” necesario

Otra cosa que has de tener en cuenta es que has de obtener el dinero necesario. Tus objetivos es lograr lo suficiente para llegar a las métricas necesarias para poder conseguir el siguiente hito mercantil. En el equilibrio se encuentra el arte. No puedes quedarte sin gasolina para llegar a la siguiente etapa, ni tampoco tener el deposito más lleno de la cuenta, dado que va a impactar a tu dilución.

Ten una valoración sólida

Es importante que te centres en cumplir tus objetivos de métricas para, de esta manera, conseguir una valoración sólida. Esto te permitirá conseguir mejores condiciones y menos cesión de participaciones. Es decir, te financiarás diluyéndote lo mínimo (y de manera eficiente).

Por ejemplo, si eres un SaaS (Software as a Service), la valoración de tu empresa será tu MRR (Monthly Recurrent Renvenue) x 12 x (entre 5-10). Cuanto mayor sea tu ingreso recurrente mensual, mayor será tu valoración.

Contrata a un abogado de calidad

Por último, y no menos importante, has de negociar de manera adecuada las condiciones de la ronda. Busca a un despacho de abogados especializados en rondas de inversión: establecer un buen pacto de socios es diferencial.

A resumidas cuentas, la financiación privada puede ser una gran opción para acelerar tu crecimiento. Ahora bien, has de gestionarlo de una manera en que la dilución se ve compensada por el beneficio que estás obteniendo.

Controla los riesgos de financiación

Angélica Barreno
COO

Cuando estamos identificando cómo resolver nuestra necesidad de capital, es necesario conocer los riesgos de financiación asociados. Estos surgen ya que la financiación depende de terceros, y controlar estos riesgos es esencial para poder proyectar la financiación de la empresa. Esta es una de las razones por lo que es importante hacer un buen plan financiero: no sólo para controlar las desviaciones, sino para tomar medidas correctivas a tiempo.

En todos los casos, siempre tendremos que tener en cuenta un Plan B para afrontar nuestra situación de caja. Ya sea porqué ha entrado menos dinero de lo esperado, o más tarde, es importante tener unos niveles mínimos para que no nos afecte negativamente.                                                         

Podemos encontrar 3 tipos de riesgo

NO CONSEGUIR LA CANTIDAD NECESARIA

Cuando hemos identificado la necesidad que queremos financiar, y hemos escogido el tipo de financiación más adecuado, siempre tenemos un riesgo de no lograrla. Eso es, como hemos dicho, porqué no depende de nosotros conseguirla, ya sea si la pedimos a entidades públicas, bancarias o a inversores privados.

Si nos referimos a entidades públicas (como ENISA o CDTI), hay varios aspectos a tener en cuenta. En primer lugar, no sólo depende de nuestro proyecto, sino también de los presentados. Al haber un presupuesto limitado, la institución valora qué proyecto es el más financiable y decide, no sólo si da dinero, sino cuánto de lo propuesto.

Por parte de los inversores privados, es posible que no se consiga todo el capital esperado, y se haya de dividir la ronda. Es recomendable hacer eso antes que someter la presión de seguir avanzando (aunque eso suponga un aumento de costes administrativos). Si marcamos los niveles mínimos necesarios, nos permitirá sobrevivir hasta la siguiente fase (y tiempo para valorar las opciones).

Conseguir financiación

RETRASO DEL COBRO

Otro factor que no depende de nosotros es cuando se va a efectuar el cobro de dicha financiación. Y es frecuente que se produzcan retrasos, ya sea si la financiación viene de una entidad pública o de inversores privados.

El tiempo en una ronda es un instrumento de negociación, por lo que antes de empezar cualquier ronda, hemos de tener suficiente runway para aguantar todo el proceso. Por lo tanto, hemos de tener en cuenta este riesgo de retrasos a la hora de planificar las rondas. Por eso recomendamos en nuestro post de ser eficiente en capital, que cuanto más planificas tus finanzas, más eficiente eres.

De la misma manera, si queremos solicitar financiación pública, hemos de tener en cuenta que aproximadamente tardan entre 6 y 7 meses desde que haces la solicitud hasta que cobras las ayudas. Y, si encima se producen retrasos, puede hacer peligrar tu caja.

CAMBIO DE HIPÓTESIS

En este punto nos referimos a todos los costes que vienen de un cambio de hipótesis. Pese a que no son los prioritarios (antes que nada, hemos de tener tanto el tiempo como la cantidad cubierta y controlada), hemos de tenerlos en cuenta.

Principalmente existen diferentes riesgos dependiendo de la financiación que pidas:

Financiación pública

  • Que te pidan avales o garantías personales, o una ampliación de capital extraordinaria.
  • Intereses: Aunque son bastante explícitos, siempre hay que tener en cuenta las condiciones a las que nos estamos sometiendo.

Rondas de financiación

  • Menos valoración de la prevista, y, consecuentemente, mayor dilución de los socios fundadores y socios anteriores.
  • Contraprestaciones en el pacto de socios: Nos referimos a todas esas cláusulas que son de mercado, es decir, que los inversores experimentados en Startups las suelen pedir, y que éstas suelen aceptarse, pero hay que llegar a un adecuado y razonable equilibrio entre lo que se pide y lo que se aporta. Siempre recomendamos que abogados especializados participen en la construcción del Pacto de Socios, para así evitar firmar cláusulas que más tarde te acaban perjudicando.

Por todas estas razones respaldan que, para crecer de una manera eficiente, es necesario que se planifique y se ponga estrategia en el roadmap de financiación. Gestionar la caja teniendo en cuenta los riesgos de financiación, nos permitirá escoger la forma que más se adecue a nosotros.

Préstamos para empresas

Mireia Canut
Directora Adjunta del CEO

El préstamo es uno de los instrumentos financieros a los que recurren más las empresas para financiar su crecimiento. Por ello, te dejamos una lista de los posibles préstamos para empresas que hay en el mercado. Aun así, si quieres valorar entre otras opciones, te dejamos aquí un post sobre los tipos de financiación para startups.

¿Qué es un préstamo?

Un préstamo es una operación financiera en la que una entidad o persona (el prestamista) entrega a otra persona o empresa (prestatario) la cantidad de dinero que este último necesita. A cambio, el prestatario tiene la obligación de devolver esta cantidad en el plazo y los intereses pactados.

Los préstamos son unas herramientas a largo y corto plazo para las empresas, ya que se suele devolver de manera regular en unas fechas determinadas (mensual, trimestral, semestral…). Por este motivo, es importante valorar que necesidad vamos a cubrir con esta cantidad. Por ejemplo, si pretendemos financiar el circulante no será efectivo; es mejor buscar otros instrumentos como los microcréditos, el leasing o el renting.

¿Qué tipos de préstamos para empresas existen?

Para escoger si pedir un préstamo o no, es necesario investigar las diferentes modalidades que existen.

  • Préstamos sin aval: Existen préstamos que no requieren garantías personales, es decir, que no nos piden que una persona jurídica o física se comprometa a responder económicamente en caso de impago.
  • Préstamos de capital privado: Esto es cuando pedimos dinero a otro particular como, por ejemplo, familiares o amigos. Este tipo de préstamos ha ganado fuerza los últimos años debido a que las entidades bancarias cerraron el crédito. Es una forma de financiación bastante rápida, ya que se suele recurrir a un particular cuando hay una emergencia.
  • Préstamos hipotecarios: Es un préstamo bancario que se caracteriza por pedir garantías personales y reales (como es la hipoteca de un inmueble). Esto es, que cuando no se pague el préstamo, el banco pasará a ser el nuevo propietario.
  • Préstamos para emprendedores: Este tipo de préstamo tienen condiciones especiales, ya que suelen ser para empezar un proyecto (¡Que no empresa!). Es decir, pueden financiar el 100% de la inversión, tener largos plazos a interés fijo, comisiones reducidas, etc.
  • Préstamos rápidos: Este tipo de préstamos se tramitan a través de plataformas online de manera prácticamente inmediata. Éstos no suelen ser de grandes cantidades y se suelen utilizar para hacer frente a gastos inesperados.
  • Préstamos online: Tienen la misma finalidad que otro tipo de préstamos, pero se caracterizan por ser online. Es decir, estas operaciones se llevan a cabo a través de internet, con lo que el proceso suele ser más ágil y fácil al usuario. Cada vez este tipo de préstamo están más demandados ya que aporta a la larga un valor adicional además de ser más económico. Este tipo de préstamos los llevan a cabo las plataformas de financiación alternativa.

Una vez ya sepas que tipo de préstamo para tu empresa quieres conseguir, solamente has de solicitarlo. Reúne toda la documentación pertinente y los requisitos para poder empezar la tramitación.

Financiación para startups: Cómo empezar.
Mariale Vivas
Account Manager

Cuando se decide emprender una idea y empezar un negocio, todo se vuelve muy idealizado. Se empieza a construir todo con mucha ilusión, pero cuando nos damos cuenta de todo el dinero que necesita para traccionar, empiezan los rompecabezas. Por eso, te dejamos una lista de fuentes de financiación para startups que te pueden ser útiles.

En Upbizor siempre decimos que lo más sagrado que tiene un emprendedor es la propiedad, por lo que levantar una ronda lo podemos proponer como opción, pero nos plantea el problema de la dilución.

Por lo tanto, ahora partiremos de la premisa que queremos construir nuestro negocio perdiendo el mínimo capital posible. Además, se suele pasar por alto que no todas las empresas han necesitado ceder capital para obtener inversión y crecer. En cambio, han logrado autofinanciarse de manera “BOOTSTRAP”, algo tan sencillo (¡y tan complicado!) como financiarse con sus propios recursos: los clientes y las ventas. 

Facturas

Para conseguir que esto funcione, primero debemos tener en cuenta lo principal: cobrar lo producido o lo ofrecido. Muchas veces nos encontraremos (sobre todo al comenzar un negocio, porque es como un periodo de prueba), que hay clientes que retrasan el pago hasta tal punto que nunca llegan a ser cobradas las facturas. Porque facturar y cobrar son dos cosas muy distintas, y nuestro objetivo como empresario o empresaria es llegar a tener flujo de liquidez.

Cuanto antes consigamos el cobro mejor, ya que tener el ciclo de caja a favor hará que nos podemos autofinanciar con esta liquidez.

Proveedores

Otra solución para suplir esta necesidad de financiación es por medio de tus proveedores, de forma que estos te ofrezcan crédito. Esto es, intentando pagar lo más tarde posible a cualquiera de nuestros proveedores. Por ejemplo, pagando las suscripciones de la nube cada mes en lugar de anualmente, ya que estas ganando 30 días hasta hacer el pago. De la misma manera, si tienes solvencia y buena relación con tus proveedores más directos, siempre puedes tratar de pedir crédito de 30 a 60 días. 

Si consigues cobrar temprano y tener plazos de pago de 30 a 60 días, conseguiremos tener el NFO negativo y tener el ciclo de caja a favor. Con estos dos elementos construimos un proyecto eficiente en capital.

Financiación indirecta

Los incentivos fiscales son otra manera de conseguir financiación inmediata y no dilusiva. Dentro de estos beneficios tenemos múltiples opciones, desde una reducción en el Impuesto de Sociedades hasta bonificaciones en la Seguridad Social. Si quieres saber todas las opciones que tienes como startup, puedes leer nuestro artículo sobre la financiación indirecta.

Financiación bancaria

Otra forma de conseguir financiación es a través de los bancos. Además, con el golpe de la pandemia, han salido a rescatar más que nunca. Están ofreciendo préstamos con intereses muy bajos y, hasta sin la necesidad de un aval. El único inconveniente con la financiación bancaria es que suelen pedir garantías para reducir el riesgo de impago por medio de las cuentas de la empresa y sus fondos propios. 

Si tienes dudas sobre qué producto bancario escoger, puedes encontrar la respuesta en nuestro artículo aquí.

Financiación pública

ENISA, CDTI, RED.ES y muchas más herramientas de financiación pública, son las fuentes que recomendamos desde Upbizor como mejor opción de financiación para startups. Lo interesante de estas líneas es que la mayoría o no piden garantías o sus costes financieros son mínimos o… ¡son a fondo perdido! 

En esta última deben estar justificados los gastos que se realizarán de manera clara y planificada, ya que es una financiación que parte de la base de pagar unos gastos que ya se han realizado. 

Estas líneas tienen sentido sobre todo si se cumple con ciertas condiciones concretas como ser un proyecto tecnológico con alto nivel de innovación. Para este caso, el CDTI y RED.ES sería una buena solución. Por otra parte, la opción del ENISA necesita de un modelo de negocio bien estructurado y desarrollado, pero sobre todo, que esté bien capitalizado. 

Inversión privada

Por último, tenemos la opción de conseguir financiación de forma privada con inversores y business angels. Aunque parezca la opción más fácil y segura, la verdad es que según el tipo de inversor, puede parecer que le estás regalando hasta tu alma. Por no hablar de las participaciones, ese porcentaje de tu empresa que se quedan siempre por ofrecer una cantidad de dinero en un momento dado. 

De todas formas, queremos aclarar que, a pesar de nuestras preferencias, creemos que es necesario un mix entre todas estas opciones de financiación para startups. Escogeremos una fuente de financiación u otra dependiendo de dónde está la empresa en la curva de financiación, del capital y la finalidad de la empresa. Es por eso que te recomendamos hacer una consulta con un CFO, ya que será capaz de tener esta visión del roadmap de financiación de cada empresa. 

Cómo tener una gestoría eficiente para startups

Jonatán Lara
CFO

Cuando los emprendedores deciden empezar algún proyecto, la contabilidad es siempre vista como un mal necesario. Por ello, tener una gestoría eficiente para startups es, si quieres crecer sin diluirte, esencial para controlar tus flujos de caja.

De la misma manera, al empezar, no se mira especialmente que gestor contratar: se suele tener la percepción que, con cumplir con las obligaciones legales y llevar las cuentas se es suficiente. Y ese es el problema: como hemos comentado previamente, controlar los gastos y la caja de la empresa es esencial, pero no se escoge un gestor acorde con esa importancia.

Esta falta de criterio lo hemos comprobado de primera mano, ya que vemos gestorías tradicionales asesorandos de manera ineficiente a las startups. Aun así, el problema es bidireccional: ni los emprendedores marcan unos objetivos a las gestorías, ni éstas saben las diferentes necesidades que las startups necesitan.

Tener una gestoría que entienda a las startups y las pueda asesorar, puede ser un gran aliado a la hora de optimizar los recursos.

CÉNTRATE EN TUS OBJETIVOS (¡Y NECESIDADES!)

La contabilidad es vital para una startup para tomar decisiones, ya que te permite saber cómo estas financieramente y qué avances puedes hacer. Por eso, tu gestor ha de estar alineado con esa visión. Por ello, tu gestor ha de entender ciertos puntos para darte un servicio lo más útil y eficiente posible:

HAZLE ENTENDER TU ADN

Las startups tienen unas necesidades y una fiscalidad diferente ya que se comportan de manera diferente a una empresa tradicional. Busca un gestor que entienda las diferentes características de tu negocio: qué gastos sueles tener, qué formas de financiación utilizas o, por ejemplo, si tienes un negocio internacional.

MARCA TUS TIEMPOS

Este es uno de los aspectos claves para las startups. Muchas de ellas viven casi mensualmente, y necesitan estar constantemente informados de su cash Flow. La gestora ha de estar acorde a los tiempos de la empresa, por lo que es recomendable tener cierres mensuales más que tener un cierre trimestral a causa de la presentación de impuestos.

BUSCA CRITERIO

Es habitual que los gestores se limiten a cumplir los requisitos legales, pero para una startup es importante contar con un servicio que añada criterio. Esto es porque, por ejemplo, si somos una empresa con un alto componente de I+D, nos podemos beneficiar de ciertas ventajas fiscales que nos permiten financiarnos indirectamente (tienes un post con todas las opciones que tienes aquí). En este caso, tener un gestor que conozca estas ventajas fiscales te puede aportar valor, más allá que la activación de costes.

Asimismo, tanto si cuentas inversores privados o quieres acceder a financiación pública, tienes la obligación de hacer un reporting. Por eso, es importante que tu gestor sea capaz de reportar unas cuentas anuales de calidad.

ADAPTA TU ESTRUCTURA DE CUENTAS

Los fundadores necesitan una contabilidad clara para hacer seguimiento de sus gastos y poder hacer previsiones realistas. Por lo que, es vital que las gestorías adapten la estructura del plan de cuentas a las características de las startups: los gastos se han de desglosar y clasificar adecuadamente. De esta manera, podremos ver cual es el runway que nos queda y el burn rate que tenemos.

Es vital para una empresa llevar una contabilidad de una manera optimizada. No solo para poder tomar decisiones, (ya que necesitamos tener una visión financiera de la empresa); sino para poder crecer sin perder equity. Por ello, es vital contratar una gestoría eficiente para startups: será un gran aliado para optimizar tus recursos y tomar decisiones.

Por qué la escalabilidad te hace invertible

Gabriela Serrano
Trade marketing & ventas

El Venture Capital es una manera de financiar startups que tienen potencial de negocio y que necesitan financiación para crecer más rápido. Pero, para que el inversor acceda a invertir, ha de observar que el proyecto tiene escalabilidad.

Las 3 claves para invertir en una startup

Hay tres aspectos que toda startup ha de cumplir para que un inversor decida aportar su capital:

  1. Ser viable: Es decir, que tenga un mercado y una clara ventaja competitiva; ya que es necesario para mantenerse a lo largo del tiempo y sobrevivir.  Este mercado ha de ser claro, definido y accesible, para así demostrar que la empresa ya ha alcanzado el “producto market fit”.
  2. Ser factible: Una idea puede tener una oportunidad de mercado, pero el quién y el cuándo es determinante para que el proyecto tenga éxito. Dicho de otra manera, el proyecto será factible cuando tiene un buen equipo de trabajo y un entorno adecuado. Es decir, un equipo preparado y diversificado que pueda cubrir todas las “patas” principales de la empresa: operaciones, ventas, marketing y finanzas; y un entorno adecuado es que el “timing” sea el correcto, y que permita a la startup desarrollarse: el mercado ha de estar preparado para el producto o servicio.
  3. Ser invertible: Para que un proyecto sea invertible, el inversor tendrá que evaluar que sea escalable y que haya posibilidades de realizar un exit, es decir, ver cómo va a recuperar el dinero con cierto beneficio.

Si quieres saber más sobre las claves de inversión, Lánzame Capital tiene un artículo en su Medium que lo resume.

Pero ¿Qué es exactamente la escalabilidad?

Cuando nos referimos a que un proyecto es escalable, tiene dos factores claves que cumplir. En primer lugar, ha de tener la posibilidad de crecer rápido en un período de tiempo reducido. Y, en segundo lugar, el inversor ha de ver cómo y cuándo vamos a realizar el exit. Idealmente, se busca poder multiplicar por diez la inversión que ha hecho el inversor en de 5 años, idealmente.

CÓMO SE CONSIGUE

La escalabilidad en una compañía se consigue cuando el crecimiento de los ingresos no es proporcional al de los gastos; es decir, para aumentar los ingresos no necesitamos acompañarlo de más inversión.

Llega un punto después del breakeven en el que los ingresos crecen de forma exponencial, mientas que los gastos crecen de forma lineal. Es decir, no importa cuales sean los ingresos, los gastos crecerán a un menor ritmo. En ese momento, los ingresos se desacoplan de los gastos y, tanto los resultados como la creación de valor, crece en conjunto de manera exponencial.

La escalabilidad va asociada a las economías de escala. Éstas se generan cuando una empresa genera una unidad de ingreso adicional sin necesidad de aumentar proporcionalmente los costes e inversiones. Por ejemplo, en el caso de los SaaS, con cada venta adicional del software, sus costes apenas aumentan (solamente el alojamiento de datos y atención al cliente).

Conseguir financiación

Ahora bien, ¿Qué es el crecimiento?

Pese a que todos podáis responder esta pregunta, es importante definirla bien para contrastarla con la idea de escalabilidad. Un proyecto puede tener un crecimiento de dos cifras, pero no tener un modelo de negocio escalable.

Es decir, el crecimiento es la capacidad de incrementar la facturación de una compañía. En esta situación, también hay un crecimiento superior a los ingresos respecto al crecimiento de los gastos. La diferencia es que no se produce en ningún momento este crecimiento desproporcionado de los ingresos del modelo escalable. En una compañía sana, los gastos crecerán proporcionalmente con las ventas por el componente de los costes variables. Pero no crecerán tanto como los beneficios, a causa de los costes fijos.

PORQUÉ SER INVERTIBLE ES SER ESCALABLE

Al final, un inversor tiene que ver que hay un equilibrio entre el valor actual de la startup y sus ventajas con las perspectivas de futuro de esta misma, para decidir si podrá sacar un rendimiento o no.

Si comparamos ambos modelos, los beneficios acumulados son mucho más grandes en el modelo de la escalabilidad. Es decir, durante el mismo período de tiempo y con una estructura de costes parecida, el modelo de escalabilidad genera mucho más valor que cualquier modelo de crecimiento.

Esta es la razón por la que los inversores exigen que el modelo de negocio sea escalable, ya que de esta manera significará que la creación de valor se produzca rápidamente, lo más temprano posible y de manera exagerada.

Otra ventaja del modelo de escalabilidad es que probablemente tenga un proceso de internacionalización más fácil, ya que no necesitará estructuras adicionales importantes a las que ya tiene en el mercado doméstico.

Por lo tanto, al final es el emprendedor que decide el modelo quiere aplicar a su empresa: hay proyectos rentables con un alto crecimiento. Pero, si tu proyecto necesita inversión, la tendrá más accesible si tiene un modelo de negocio escalable, sin mencionar el alto potencial de crecimiento.

Qué es el plan financiero; y cómo hacer que sea creíble

El plan financiero es un documento que contiene la información financiera y de negocio histórica y proyectada de una compañía. Dicha información tiene 3 partes:

  1. Hipótesis de proyección de las principales magnitudes financieras y de negocio
  2. Estados financieros históricos y proyectados (Balance de situación, P&L, y Cash Flow)
  3. Análisis de sensibilidad ante variaciones en las principales hipótesis.

UTILIDAD EN UN DOCUMENTO

El plan financiero suele desarrollarse en una hoja de cálculo. Asimismo, es muy útil y tiene muchas funcionalidades. Ayuda a:

  • Planificar las rondas de inversión.
  • Identificar cuándo se alcanza el punto de equilibrio.
  • Saber si nuestro modelo será rentable en el futuro, con las hipótesis planeadas.
  • Planificar cuándo se deben producir todos los gastos. Por ejemplo, las incorporaciones de equipo y qué sueldo podemos permitirnos pagar.
  • Determinar las fuentes de financiación de las operaciones (el negocio) y las inversiones.
  • Facilitar y sustentar la toma de decisiones estratégicas.
  • Analizar impactos ante cambios en las variables del negocio.
  • Discutir con números con los inversores sobre la oportunidad de la inversión.
  • Incluye el Runway y Burnrate de la empresa. Si quieres saber la importancia de estos indicadores, puedes leerlo aquí.
  • Análisis de ratios de endeudamiento, liquidez, rentabilidad.
Conseguir financiación

CONTRADICCIONES QUE SURGEN

Como se ve, el plan financiero nos puede ayudar mucho, ya que nos proporciona la información necesaria para tomar decisiones estratégicas. Pero, este documento también abre una serie de debates que hay que saber gestionar muy bien:

  1. En primer lugar, en el caso de una Startup, la información histórica es corta, pobre y en todos los casos, irrelevante en relación a la información proyectada. Esto suele invalidar las técnicas de valoración basadas en proyecciones financieras: la debilidad de los datos históricos y la realidad de que casi todo el plan financiero se construye sobre expectativas.
  2. Las hipótesis de proyección no siempre se soportan mediante fuentes independientes y válidas.
  3. El CEO que prepara el plan financiero tiene sesgo hacia el éxito aún cuando haya planteado “unas hipótesis muy prudentes”
  4. Las previsiones de incorporaciones al equipo en los próximos 3 años son difíciles de planificar en fases muy iniciales.
  5. La financiación pública suele figurar en los planes financieros como parte del mix de financiación, como si fuera cierta.
  6. Mucha gente cuadra el balance mediante la tesorería. Es decir, estimas la tesorería por la diferencia que se produce entre el activo y el pasivo antes de considerar la propia tesorería, y esto puede ser una vía para que se nos escapen graves errores de construcción del plan financiero.

Y estas son algunas de las razones por las que los planes financieros nunca se cumplen, y por lo que nadie se cree un plan financiero de una startup.

PERO… ¿POR QUÉ SE HACE?

Sin embargo, es impensable que un CFO tenga un buen plan con el que analizar la performance de su compañía y pueda explicarlo a un inversor. Es esencial para una buena gestión de la startup y para encontrar financiación.

Por eso que existe lo que le llamamos la paradoja del plan financiero: Aunque sabemos los beneficios que tiene tener un buen plan financiero, los “peros” hacen que nadie se crea el plan financiero de la startup. Es decir, la importancia del plan financiero es directamente proporcional a la poca confianza que depositan en el mismo los inversores.

Entonces, ¿Qué solución existe? Hemos de hacer creer a los inversores que se va a cumplir, es decir, hemos de generar confianza. Y, para poder hacerlo, hemos de tener una coherencia interna para que sea creíble. Por eso, recomendamos que:

  • El plan financiero cuadre, y tenga coherencia financiera y de negocio.
  • Es lógico que una startup tengo 2 o 3 años de pérdidas y necesiten varias rondas de inversión.
  • Las hipótesis se contrastan con información de terceros o comparables válidos.
  • Se van incluyendo todas las variables importantes para el negocio.
  • Vamos actualizando los datos reales y vamos actualizando las hipótesis si es necesario.
  • El plan financiero se ha realizado de forma independiente a la gestión de la empresa; es decir, no lo ha hecho el CEO.
  • Plantear escenarios que permiten simular variaciones, ya sea para bien o para mal. Y que, además, te permitan visualizar el impacto de las desviaciones en el plan.

Si seguimos estos puntos, el plan financiero de startups irá ganando solidez y generará seguridad a los inversores, además de todos los beneficios que nos supone tener un plan financiero coherente y operativo.

Si quieres saber más sobre qué hacer para financiar tu empresa de manera eficiente, te dejamos aquí un post para resolver tus dudas.