Tag: Barcelona financiación

Qué condiciones mínimas requieren los productos bancarios

Después de conocer qué posibilidades tenemos y cómo podemos cubrir nuestras necesidades, es importante cumplir las condiciones mínimas que requieren los productos bancarios.

Debemos tener en cuenta que no todos los proyectos invertibles son financiables, y viceversa. El hecho que nuestra startup haya levantado una ronda de inversión, no significa que el banco nos dará dinero de inmediato, ya que primero tendremos que demostrar una serie de requisitos, empezando por definir nuestra necesidad financiera.

Si tenemos clara nuestra necesidad, podremos entender qué tipo de producto se adapta mejor a nuestro momento de caja, sin tener que recurrir a las garantías personales, un recurso muy común que utilizan los bancos para disminuir el riesgo con startups.

HABLAD EL MISMO IDIOMA

En primer lugar, y como ya hemos comentado, es importante hablar el mismo idioma que el banco. Eso significa ofrecerles una información clara y estructurada para que vean que hay coherencia en la financiación solicitada.

Teniendo en cuenta que una startups no tiene un gran histórico, el banco no puede obtener información en base a los ejercicios anteriores. También son conscientes que la mayoría de las startups presentan muy poca o nula facturación y pérdidas. Por ese motivo, para el análisis de una startup se centrará en evaluar el futuro del proyecto.  

En concreto, nos evaluaran todo lo relacionado con el proyecto; y eso incluye el equipo emprendedor, el modelo de ingreso, el producto, los clientes y el objetivo general de la empresa; entre otros factores. Esto es debido a que necesitan ver algo más que los 3.000€ de fondos propios. Ya nos lo decía Elena García, BStartup Advisor del Banco Sabadell, “Las ideas no se financian, los proyectos sí”.

Como emprendedores, debemos ser transparentes y explicar la realidad de la empresa, ya que es preferible comentarlo desde el principio, que no que lo encuentren con los mecanismos de rating internos.

También, debe haber una coherencia entre la financiación que se está pidiendo y la inversión que se ha realizado en la empresa. Es decir, entre los fondos propios actuales y la facturación actual o futura.

REQUISITOS MÍNIMOS

FONDOS PROPIOS NEGATIVOS

Siempre analizan caso por caso, pero la principal barrera para acceder a esta financiación bancaria es tener los fondos propios negativos.

Solemos reiterar este punto: aunque el balance muestra una foto financiera puntual y fija, un banco no podrá financiar nunca a una empresa con fondos propios negativos. Esto es debido a que, desde un punto de vista contable, esta empresa se encuentra en quiebra técnica.

Al final saben que son las pérdidas acumuladas que se han comido el capital puesto; pero para el banco es necesario empezar con una nueva ronda o situar a la empresa con otra foto.

Si el proyecto es consistente, no es necesaria la aportación de garantías personales. Sin embargo, hay momentos muy iniciales donde es inevitable que pidan garantías para avalar un préstamo a largo plazo, con un alto riesgo para el banco.

LA CONFIANZA SE GANA

“Las prisas no gustan y menos si no conoces.”

También recomendamos no esperar a tener una necesidad de liquidez para llamar a la puerta de los bancos, ya que la relación con estos se basa en la confianza generada. Como ya hemos comentado, ésta se construye gracias al trato personal con el gestor y con las cifras que presenta la empresa a través de los movimientos diarios.

Además, que una empresa no tenga riesgo con un banco no significa que sea cliente para el banco. Muchas startups han empezado a tener financiación bancaria ahora durante la pandemia, debido a que las rondas de financiación se han visto afectadas. Por eso, los bancos quieren acompañar a las empresas ya conocen y están tratando el día a día. Están dispuestos a apoyar a aquellas que están creciendo y necesitan más financiación.

Si ya conocemos qué condiciones mínimas requieren, solo falta planificar y estructurar tu foto financiera en coherencia con el producto financiero que cubrirá nuestra necesidad financiera.

Prestamo bancario
Control de finanzas
Por qué el runway y el burn rate son vitales para tu empresa

Muchos emprendedores se ven sorprendidos ante la falta de caja cuando ocurren imprevistos, o no controlan cuán eficaces son sus gastos. Por eso, nueve de cada diez startups mueren por falta de financiación. Quizás has escuchado tanto a startups como a inversores los términos runway o burnrate. Se trata de uno de los indicadores vitales para saber la supervivencia de tu startup.

Desde que ponemos en marcha un negocio hasta que empezamos a tener beneficios, pasa un tiempo. Este período se le conoce como “Death Valley”; ya que en ocasiones es demasiado largo. La startup tiene que hacer un largo camino para atravesar este “desierto” y el combustible que necesita para sobrevivir no es otra cosa que dinero

Estas herramientas de previsión de Cash Flow son vitales para cualquier empresa, ya que así controlas cuánto entra y cuánto sale; y sabes cuánto dinero tienes en la cuenta del banco. En definitiva, indicadores de combustible y alcance.

El primer indicador es el runway definido cómo la cantidad de tiempo que una empresa tiene antes de quedarse sin efectivo y se mide en número de meses. Es decir, los meses de vida de tu empresa, o mirado desde otro punto: ¿Cuántos kilómetros puedo hacer con el combustible que tengo? 

En segundo lugar, está el burn rate que indica cuánta caja “quemas” al mes. Es decir, ¿A qué velocidad gasto caja al mes? El burn rate también nos indica si somos eficientes en nuestras operaciones. 

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE?

Para tomar decisiones sobre el gasto operativo de la empresa, primero necesitamos saber cómo estamos. Es muy importante saber cómo van a afectar nuestras decisiones a nuestra tesorería, así como saber cuánto tiempo durará mi efectivo. De esta manera, te anticipas a la falta de liquidez y conoces el saldo de efectivo futuro con realidad. 

También nos indican cuán eficientes somos ya que vemos el uso de los recursos financieros de la empresa. Por eso, es una métrica clave para la toma de decisiones: nos permite controlar y gestionar la empresa; y decidir sobre los gastos operativos, ya sea aumentarlos o disminuirlos. 

De esta manera, controlando estos indicadores vitales de tesorería nos permitirá ampliar los meses de vida que tiene la compañía. Es sencillo: cuánto más controlemos el burnrate, más alargaremos el runway. De esta manera, podremos tener bajo control nuestros gastos y, por lo tanto, gastar en aquello que contribuye a hacer funcionar el negocio.

ESENCIAL PARA LAS RONDAS DE INVERSIÓN

Otra razón por la que es importante es para poder planificar cuándo necesitaremos financiación, y ayudarnos a planificar cuál de las cuatro fuentes de financiación vamos a utilizar. Hemos de tener en cuenta los cuatro tipos de financiación, ya sean socios fundadores, préstamos (es decir, más deuda), inversión a través de rondas o dinero a fondo perdido (que procede de premios, convocatorias, subvenciones, etc.)

El runway también te indica cuánto tiempo tienes para negociar la ronda. Si te queda poca caja, tienes un runway ajustado, significa que tienes poco tiempo y margen para poder negociar. Esto puede hacer que la startup acepte unas condiciones que no le acaben de encajar por necesidad.

En la ronda de inversión te preguntarán cuántos meses de runway financiará tu ronda de inversión: este cálculo debe estar fundamentado en los objetivos que esperas alcanzar y los planes correspondientes que implementarás.

Una recomendación que hacemos desde el equipo de Upbizor es realizar una ronda de financiación de 12 meses o más (siendo este más la facturación). De esta manera, debería permitirnos alcanzar los hitos en 12 meses aproximadamente. Y también hay que fijarse en el burnrate porqué siempre hay imprevistos. Por lo que lo mejor es que nunca supere el 10% de valor medio en la ronda.

En definitiva, es necesario que tengamos controlados ambos indicadores vitales de tesorería, ya que nos permiten saber cuánto tiempo de vida tiene nuestra empresa y cuán eficientes somos con nuestros gastos. De ahí la importancia de tener buen CFO o departamento financiero: nos permite actuar y tomar decisiones estratégicas para seguir creciendo.