Tag: Capital startup

La financiación bancaria también es para startups

Pese a que muchas empresas descarten esta opción, la financiación bancaria también es para financiación para startups. Los bancos pueden ser un buen aliado para financiar tu empresa en fases iniciales y asegurar así el desarrollo de tu proyecto evitando la dilución y la llegada a la cima de la mejor manera posible.

CÉNTRATE EN LO QUE NECESITAS

La financiación bancaria es una alternativa a la financiación pública, con grandes beneficios para los start-ups. Y no solo por la rapidez de estos, sino que te permite financiarte a corto plazo sin perder equity.

Uno de los primeros frenos de solicitar financiación bancaria (y de los principales pains) es que las entidades bancarias te pidan avales para acceder a la financiación. Aun así, existen algunos instrumentos bancarios que te pueden financiar la caja sin la necesidad de este.

También es importante que financies el “pan con pan y el jamón con jamón”, y no mezclar conceptos. Es decir, jamás financies el circulante de tu empresa con equity o con deuda a largo plazo utilizando, por ejemplo, un préstamo ENISA. Eso sería gastar unos valiosos recursos de forma poco efectiva.

Por este motivo, has de centrarte en los instrumentos que ofrecen los bancos que te permiten financiar el circulante. Estos son, por ejemplo, las pólizas de crédito, el renting, factoring, los leasing… Estos instrumentos nos permiten financiar el impass de la caja operativa.

CONOCE AL BANCO

Una vez identificado las necesidades, hemos de convencer a la entidad que nos financie. Debemos tener en cuenta que no todos los bancos asumen el riesgo de trabajar con start-ups, de modo que debemos saber cuáles tienen una visión más “startupera”.

La mayoría de las veces, la relación con éstos se basa en la confianza generada. Es decir, esta confianza es generada por el trato con el gestor; tanto a nivel personal como a nivel de cifras, a través de los movimientos diarios que salen del día a día. Hablar en el mismo idioma y con el gestor que toca puede ser determinante en ciertos casos.

“Los bancos quieren entender de donde viene la startup y hacia dónde va.”

Hemos de entender que no supone el mismo riesgo para el banco un producto a largo plazo, relacionado con una inversión que va a generar un retorno; que un producto a corto plazo, que ayudará a mejorar las necesidades de liquidez que pueda tener la start-up en su día a día.

Gracias a que el banco puede seguir las operaciones de la empresa, el riesgo es menor para éste.

HABLA EL MISMO IDIOMA

Los bancos son conscientes que la mayoría de las start-ups presentan muy poca o nula facturación y pérdidas. Por eso, es importante presentar un balance bien estructurado. Debe haber una coherencia entre la financiación que se está pidiendo y la inversión que se ha realizado en la empresa. Es decir, los fondos propios actuales y la facturación actual o futura.

AHORA, TEN LOS REQUISITOS MÍNIMOS

Hay entidades que son conscientes de la situación financiera en la que se encuentran las start-ups. Pero, pese a saber el riesgo que conllevan, necesitan unos requisitos mínimos para poder dar esta financiación.

“Los fondos propios negativos son una barrera de entrada a la financiación bancaria.”

La primera y principal condición es tener los fondos propios positivos.

Aunque el balance y la cuenta de resultados del año en curso muestran una foto financiera puntual y variable a medida que avanza el año; un banco no podrá financiar nunca a una empresa con fondos propios negativos. Esto es debido a que, desde un punto de vista contable, esta empresa se encuentra en quiebra técnica.

“El sobreendeudamiento puede complicar el crecimiento de las empresas.”

Como una start-up no tiene un gran histórico, el banco no puede obtener información en base a los ejercicios anteriores. Por ese motivo, para el análisis de una start-up nos centraremos en evaluar el futuro del proyecto.

En concreto, nos evaluaran todo lo relacionado con el proyecto empresarial. Se centran en el equipo emprendedor, el modelo de ingreso, el producto, los clientes y el objetivo general de la empresa, entre otros factores. Como emprendedores, debemos ser transparentes y explicar la realidad de la empresa. Es preferible comentarlo desde el principio, que no que lo encuentren con los mecanismos de rating internos.

Finalmente, si queremos ampliar el pool bancario, debemos tener una estrategia lógica y prudente basada en la estructura del balance para evitar el sobre-endeudamiento. Tener un buen control financiero de nuestra caja y venir referenciado por empresas como Upbizor, puede beneficiar la apertura de nuevos bancos. De esta manera no solo accedes a otras entidades, sino que te facilita el dibujo de la estrategia de financiación.

Por lo tanto, la financiación bancaria también es para startups para cumplir el objetivo final de potenciar el crecimiento de la empresa sin sobre-endeudarse y defendiendo la equity.

Qué es el cashflow y por qué lo necesitas

Uno de los principales problemas de hacer un análisis contable es sincronizarlo con tu realidad financiera. Por eso, es importante que un emprendedor sepa qué tiene en la caja para poder tomar decisiones en el día a día. Quizás has oído que la herramienta para poder qué es el cashflow o flujo de caja. En este post te explicaremos qué es, cómo calcularlo y te dejamos una plantilla para que tú puedas calcularlo.

El cashflow es el indicador financiero básico de la liquidez de la empresa. Éste nos permite saber su estado real en un momento determinado del tiempo. Se mide a través de las entradas y salidas de efectivo que ocurren dentro de un periodo; y por eso podemos ver y analizar en detalle de la operativa de la misma.

Esta herramienta es esencial para poder tomar decisiones en la empresa. El cashflow muestra con claridad si hay algún problema con la liquidez o con la viabilidad del proyecto a corto plazo. Si el cashflow es negativo, la empresa no puede hacer frente a sus pagos. Por eso, tener controlado el flujo de caja es saber los meses que tenemos circulante disponible para afrontar la operativa de la empresa. Es decir, es vital para articular planes de financiación externa cuando haga falta y garantizar de esta manera la supervivencia del proyecto.

¿CÓMO SE CALCULA?

El cashflow tiene un cálculo muy sencillo: es el resultado de la suma de los ingresos y, a estos, se le restan todos los gastos. El poder de este cálculo reside en los puntos de vista que te puede llegar a dar. Aquí abajo desglosamos cada una de ellas para entender que nos dicen.

TIPOS DE CASH FLOWS

El cashflow lo puedes separar en 3 vistas diferentes. Así entendemos que ingresos y qué gastos de la empresa son producto de la operativa, de la inversión y de la financiación respectivamente.

FLUJO DE CAJA OPERACIONAL

En el flujo de caja operacional (o de explotación) vienen los ingresos ordinarios relacionados con la actividad directa de la empresa. Es decir, del día a día, principalmente de ventas, que son las que generan importantes flujos de efectivo. Este flujo de caja nos permite identificar los ingresos y costes que están asociados a la actividad económica de la empresa. Así, en un primer vistazo, determinamos si la empresa es rentable y si sobrevive gracias a su propia actividad.

FLUJO DE CAJA DE INVERSIÓN

El flujo de caja de inversión guarda relación con las entradas y salidas de dinero que tienen como objetivo el desarrollo de la empresa en términos de crecimiento, excluyendo de ello la operación regular. Sobre todo está relacionado con ingresos de inversión. Por ejemplo, si entra una ronda de financiación es calculado como caja de inversión. Es importante distinguir esto; ya que puedes ver comportamientos y entender, si un mes puntual hay un exceso de gastos, responden a la inversión.

FLUJO DE CAJA DE FINANCIAMIENTO

Finalmente, el flujo de caja de financiamiento proviene de las actividades que cambian el capital propio del negocio y las deudas asumidas. Es decir, de la diferencia entre las entradas y salidas de efectivo relacionadas con la financiación de la compañía.

Todos los tipos de cashflow se han de tener en cuenta ya todos afectan al estado de la empresa. Si bien es verdad que el de explotación o operación es el que mejor muestra el estado diario, es importante vigilar tanto la de inversión como de financiación. La sumatoria de los 3 cashflows al final del período es el cashflow real de la empresa.

PORQUÉ LO NECESITAS

Tener controlado el cashflow es una necesidad, ya que es una herramienta financiera básica. En primer lugar, vemos la salud financiera de la empresa. Podremos saber si somos capaces de cumplir con nuestros pagos, con nuestros proveedores o si tendremos exceso de caja.

Esto nos da margen para prever cualquier problema de liquidez y de revisarlo con el tiempo suficiente. Le da a la empresa la posibilidad de, con un tiempo prudente, buscar los caminos que sean más apropiados según su tipología para financiarse. Detectar estos problemas de manera temprana nos puede ayudar a solucionarlos antes de que suceda.

De la misma manera, nos sirve para analizar la viabilidad de inversiones y nos ayuda a entender de qué manera está creciendo el negocio.

En definitiva, el cashflow es un indicador la salud de una empresa, más allá de los resultados aparentes. Por eso es una herramienta esencial para anticiparse a los posibles problemas de liquidez y, consecuentemente, de viabilidad.

Si quieres saber en qué estado se encuentra tu empresa, te dejamos aquí abajo una plantilla para que tú puedas calcular tu cashflow.

¡DESCÁRGATELA!

Finalidades: Responder a sus solicitudes y remitirle información comercial de nuestros productos y servicios, incluso por correo electrónico. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en info@upbizor.com . Información Adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Avisos Legales.