Tag: Consultoria Startups

La visión de David Frankel sobre los fondos de VC

David Frankel, inversor y capitalista de riesgo (VC), no cree que las sociedades de capital riesgo hagan lo suficiente para destacar los riesgos financieros que asumen los fundadores al subirse a la cinta de la recaudación de fondos.

Las verdades de captar un fondo VC

La captación de capital riesgo aumenta el valor teórico de una startup y la riqueza en papel de sus fundadores. También reduce el número de compradores potenciales para la startup y aumenta el riesgo de que no se encuentre ningún comprador, limitando la riqueza real de sus fundadores.

Este escenario también supone que la startup es capaz de justificar constantemente su valoración. Nunca necesita conseguir capital con una valoración plana o a la baja y el comprador final paga una prima en la venta. Ninguno de estos hechos se da o se cree hasta “el momento”.

Por suerte, no todos los fundadores están motivados principalmente por el dinero. Dicho esto, la mayoría sí se preocupan por el valor del patrimonio neto y preferirían evitar el estrés si no hay una “olla de oro” más grande al final del proceso. 

En términos de pura probabilidad, la forma más eficiente de que los fundadores se aseguren una riqueza generacional es recaudar una única ronda de financiación, crear todo el valor posible con ella y vender la startup relativamente pronto.

Según los VC, los fundadores deberían centrarse en el valor global de su startup, en lugar de la propiedad del fundador.

Nueva llamada a la acción

La opinión de David Frankel

David Frankel cree que el porcentaje de propiedad y no el valor de la salida es lo que impulsa la rentabilidad financiera de la mayoría de los fundadores de startups. Sólo en casos extremos, el consejo de hacer crecer el valor de la startup es el objetivo más enriquecedor.

Este es un camino difícil de recorrer para la mayoría de los fundadores. Llegar al punto de sostenibilidad puede ser difícil. Pero llegar a una salida es aún más difícil y sólo se complica con valoraciones cada vez más grandes.

Según Frankel su modelo funciona mejor cuando las startups que respaldan tienen salidas de más de 1.000 millones de dólares. Quiere que todas las empresas que respaldan alcancen ese umbral. Simplemente, esto no es posible, y para los fundadores, no es necesario.

Objetivos

Optimizar en exceso la propiedad puede llevar a algunos fundadores a tomar decisiones con poca visión de futuro. Es importante recordar que el objetivo no es ahorrar unos pocos puntos porcentuales por el perjuicio a los empleados en el ESOP, sino evitar la dilución del 50% o más que se venderá en futuras rondas de financiación.

Siempre es posible recaudar más dinero para perseguir un objetivo mayor. Sin embargo, una vez que se ha tomado el dinero, no se pueden aceptar muchas salidas más pequeñas, pero sí aquellas que provoquen un cambio. El capital riesgo se mueve en una dirección, y los fundadores deben estar muy seguros antes de añadir más presión.

Vía: Tweet de David Frankel

Nueva llamada a la acción

Cómo escoger a tu inversor: 8 claves a tener en cuenta

Mireia Canut
Directora Adjunta del CEO

Cuando empiezan, muchos emprendedores valoran la posibilidad de financiarse con capital privado. Suelen buscar en ambientes más familiares, como los FFF, es decir, se suelen encontrar inversores nada o poco profesionales. Es importante que saber cómo escoger a tu inversor, ya que puede marcar la diferencia.

Esto hace que, a no ser que la startup esté empezando en entornos de aceleración o incubación profesionales, hay algunos conocimientos acerca de la inversión que pueden desconocer. Y esto puede dar paso a aceptar inversores que pueden perjudicar el crecimiento de la empresa.

Siempre decimos que es importante escoger tanto el equipo como cómo cubrir tu necesidad de financiación para sacar el máximo beneficio; y eso incluye de quién te vas a rodear en este viaje. Por lo tanto, has de aprender a decir “no” a inversores para poder tener un cap table que te ayude a tirar la Startup adelante, más que dificultar su crecimiento.

Falta de química

El viaje de emprender es uno complicado, y el inversor te acompañará a lo largo de éste. Si no hay afinidad entre vosotros, es mejor no hacerlo. Es importante guiarte por el instinto y buscar ese entendimiento a la hora de escoger a tu inversor.

Cobrar por los consejos

El inversor, cuando invierte, tiene un objetivo claro. Y para defender a la startup, este va a aportar propuestas sobre desarrollo de producto, finanzas, comercialización o marketing. Es decir, forma parte de su trabajo implícito en la inversión. Por lo tanto, no tiene sentido que un inversor cobre por ello: tu ya estás pagando con equity.

El día a día

Cuando un inversor quiere coger un rol específico en la gestión del día a día, no debéis aceptar su participación. No recomendamos esto, ya que cuando un inversor invierte, lo hace al modelo de negocio y al equipo. Si se quiere implicar en la gestión, es porque no confía en el equipo, así que es el propio inversor quién no debería invertir.

Pacto de socios: La letra pequeña

Se ha de prestar mucha atención a cláusulas como la liquidación precedente, la antidilución o el vesting. Si no hay más remedio, lo tendréis que aceptar, pero procurad buscar fortalezas en la negociación para evitar este tipo de pactos.

Más adelante comentaremos en otro post qué condiciones son abusivas y cuales has de procurar evitar.

Nueva llamada a la acción

Experiencia

Como hemos comentado, escoger inversor es casi tan importante como escoger equipo. Por eso, has de investigar al inversor a fondo: su experiencia en el mundo de las startups (tipos de compañías, exits, track record…), experiencia profesional (laboral, empresarial, sectorial, …) e incluso experiencia personal (ver qué tipo de persona es, preguntar a vuestro entorno). Es muy relevante saber qué persona le vais a dar la oportunidad de participar y saber si es la persona adecuada.

Salidas

Cuando un inversor decide invertir, es porque éste ve clara su salida (precisamente ese es el criterio de decisión entre invertir o no). Esto se suele traducir en cláusulas como la de derecho de arrastre (drag along) y derecho de acompañamiento (tag along) en los pactos de socios. Pero no recomendamos que el emprendedor se comprometa a dar liquidez al inversor en un hipotético plazo y con una rentabilidad determinada para facilitar la salida. La inversión en Startups es una inversión de riesgo y como tal, el inversor debe asumirlo. Si pide esta cláusula de protección, está garantizando una inversión de forma alejada del propio espíritu inversión: eso significa que o no tiene experiencia en invertir en startups o tiene mala fe. En ambos casos, son motivos suficientes para no aceptar la inversión.

Prioriza el “Smart Money”

Si se da la situación, es preferible aceptar a inversores que te aporten más que dinero: da acceso a talento, contactos, experiencia sectorial, networking clave… Para los emprendedores, es interesante contar con este tipo de conocimiento y apoyo. No significa que se diga “no” a quién no aporte, pero ayuda más al éxito del proyecto y al cierre de otras rondas si el dinero que entra es “Smart Money”.

Valoraciones demasiado bajas

Cuando un inversor valora muy por debajo la startup en fases muy tempranas, los emprendedores pueden llegarse a diluir en porcentajes superiores al 20%-25%. Esto está poniendo en riesgo mantener la mayoría en las siguientes rondas y esto afectará al desarrollo del proyecto, ya que, como hemos comentado muchas veces antes, el equipo fundados puede desmotivarse.

Cualquiera de estas razones es suficientemente buena para rechazar la entrada de un inversor. Estas situaciones pueden llegar a perjudicar la continuidad del proyecto, aunque aporten dinero; ya que pueden perjudicar el Cap Table.

Ten en cuenta estas condiciones a la hora de escoger a tu inversor: puede marcar la diferencia.

Nueva llamada a la acción

7 errores financieros que todo emprendedor ha de evitar

Jonatán Lara
CFO

Cuando un proyecto empieza, es habitual que el equipo fundador, indiferentemente de su background, lleve todas las finanzas del proyecto. Esto provoca que en muchos casos se cometan errores financieros o “novatadas” que pueden afectar al rendimiento de la empresa. ¡Aquí te dejamos algunos de ellos!

1. Tomar decisiones sólo con la caja

Muchos emprendedores sólo tienen en mente de cuánta caja disponen. Con estos datos acaban tomando decisiones que pueden acabar perjudicándoles a corto plazo. Para tomar decisiones, se ha de tener en cuenta las proyecciones de la caja para que ese gasto no afecte de manera negativa a la empresa al cabo de los meses. Es decir, se ha de contemplar una caja de seguridad en caso de que surjan imprevistos.

2. No reducir pérdidas

Cuando se trata de del P&L, muchas empresas no son conscientes que pueden activar gasto. Al hacerlo, reduciremos nuestro resultado antes de impuestos, por lo que, consecuentemente, pagaremos menos impuestos.
Este pequeño ahorro nos puede ayudar a ser más eficientes en capital y nos permitirá tener una estructura más eficiente.

3. Prima de emisión: un elemento necesario

Recordamos que los fondos propios de una empresa se componen del capital, reservas, la prima de emisión y el resultado del ejercicio, entre otras principalmente. Pero ahora nos queremos centrar en la prima de emisión. Este es uno de los errores financieros que se dan cuando una startup decide hacer una ampliación de capital.

Pero antes de nada, explicar que la prima de emisión es el sobreprecio que se paga por una acción respecto a su valor nominal. Es decir, es la diferencia entre el valor de la emisión y el valor nominar de esa acción. Para poner un ejemplo, los primeros accionistas compraron participaciones por valor de 10€. Al pasar el tiempo, la empresa va ganando valor, y las acciones ya no se emiten por 10€, sino por 30€. Esta diferencia es la prima de emisión.

Cuando abres una empresa empiezas con un capital mínimo de 3.000€. En las ampliaciones de capital nos interesa redirigir lo máximo posible de ese dinero a la prima de emisión, para hacer así que el capital social aumente lo mínimo posible.

Esto es porqué, si los fondos propios bajan y pasan a ser menores del 50% del capital que tenemos, entramos en concurso de acreedores. Si tienes un año malo, y se producen muchas pérdidas, se reducirán muchísimo los fondos propios. Pero, si mantenemos una prima de emisión alta, proteges los fondos propios manteniéndolos altos. O que es lo mismo, te proteges del concurso manteniendo el capital bajo y aumentando los fondos propios.

Nueva llamada a la acción

4. No proyectar gastos

Cuando empiezas, un error muy común (a veces por falta de tiempo, otras por falta de conocimiento) es no proyectar los gastos. Si no lo proyectamos, no podremos prever el comportamiento de la caja y, consecuentemente, no podremos tomar decisiones para hacer el modelo de negocio más eficiente. Por ejemplo, si tenemos proyectados los gastos, podremos decidir cambiar nuestro modelo de subscripción: podremos flexibilizar los cobros sin que te afecte demasiado a la caja. De esta manera, planificaremos cómo cobrar y cómo pagar.

5. No tener un plan financiero

Otro problema importante que suelen tener los proyectos que apenas empiezan es la falta de un plan financiero, a pesar de que es uno de los documentos más importantes de la empresa (si quieres saber cómo hacer un plan financiero invertible, puedes leerlo aquí).

Si no lo tienes, no sabrás si lo estás cumpliendo o si te estás desviando de él, es decir, si estás creciendo de manera adecuada. Tener una leve percepción no es suficiente: necesitas un control de los flujos de caja y las proyecciones para poder tomar decisiones.

Un CFO no es importante sólo para pronosticar el futuro y plasmar un plan financiero, es velar por que esto se cumpla y entender el por qué de las desviaciones que se vayan produciendo. Te evitará errores financieros y te ayudará a saber las causas para tomar medidas correctivas a tiempo para amortiguar el impacto tanto a corto como a largo plazo.

6. Pagos de impuestos


Otra novatada es no estimar los impuestos que debes pagar cada mes o trimestre. Este pago puede producir un desajuste en la caja que no se preveía. Es importante que el/la emprendedor/a conozca y sepa que algunos impuestos pueden aplazarse, y de esta manera proteger la caja.

7. No conocer las distintas oportunidades de apalancamiento a las que puedas optar.

Finalmente, este es un problema muy frecuente que nos encontramos. Muchos emprendedores al empezar no saben qué instrumentos existen para poder financiar sus necesidades. Se pueden contemplar, no solo financiación privada, sino la pública, la bancaria o incluso los incentivos fiscales. Si quieres conocer todas las opciones, puedes encontrarlas aquí.

Estos son algunos de los errores financieros que más vemos desde Upbizor. Y, aunque algunos no son graves, es importantes tenerlos en cuenta para poder tomar las decisiones correctas y crecer adecuadamente. Si quieres saber más sobre qué vigilar, te dejamos un post sobre cómo financiar tu empresa eficientemente.

Nueva llamada a la acción

La tasa de descuento

Jose Muñoz
Financial Analyst

La tasa de descuento es una variable financiera que todos hemos comentado alguna vez, aunque no seamos conscientes. Quizás habéis escuchado algo como “10.000 pesetas de las de entonces”, refiriéndonos a que esa cantidad de dinero (60€ actuales) nos permitía en su momento hacer muchas más cosas que ahora.

Además, esta magnitud también es clave para estimar el valor actual de una startup. El post de hoy explicaremos qué es y cómo nos puede ayudar a estimar la valoración de nuestra empresa.

¿QUÉ ES LA TASA DE DESCUENTO?

Ésta tasa nos permite traducir el dinero del futuro, al dinero del presente. Es decir, es el porcentaje que se aplica a una cantidad futura para estimar su valor hoy.

Para calcularla se emplea el WACC (Weighted Average Cost of Capital). Esta es la cantidad sobre la que vamos a hacer los descuentos en un modelo de valoración DCF (Discounted Cash Flow), o modelo de flujos de caja descontados en español. Este modelo permite valorar compañías mediante la aplicación de descuentos de flujos de caja.

Factores

Lo interesante es tener en cuenta los siguientes factores que afectan una cantidad de dinero por el paso del tiempo:

  1. Rentabilidad del dinero: Si, por ejemplo, ponemos el dinero en un cajón, es obvio que es una mala decisión financiera (¡Aunque no siempre lo parece!). Esa rentabilidad compensará la pérdida del valor del dinero por el paso del tiempo.

Para calcularla, se tienen en cuenta la rentabilidad de los activos financieros libres de riesgo, la rentabilidad del mercado en su conjunto y la volatilidad de las rentabilidades.

  • El riesgo que las operaciones que realizamos con ese dinero. Cuanto mayor sea el riesgo de retorno futuro de la inversión que hemos hecho, mayor será la tasa de descuento. Consecuentemente, este es el factor más relevante que afecta a la valoración de una startup. Es por ello, que tenemos que cuantificar de alguna manera la probabilidad de esos flujos de caja futuros se produzcan. Es decir, es el riesgo que implementaremos en la fórmula del WACC (cuánto más riesgo de que no se produzcan los retornos esperados o no se devuelva la deuda, mayor el coste tanto en la deuda como en el capital); haciendo que el valor del WACC aumente considerablemente y haciendo que el valor presente de los flujos de caja futuros sean mucho menor.

Nueva llamada a la acción

¿CÓMO LA APLICAMOS EN UNA VALORACIÓN?

Esta tasa corresponde al coste de los recursos financieros que utilizamos para hacer una inversión. Y, como hemos dicho, se emplea para traer a un valor actual un valor estimado en el futuro.

Ahora vamos a lo que nos interesa: queremos saber la valoración de una Startup dentro de, por ejemplo, 3 años.

Para poder estimar el valor actual, necesitamos tres importes:

  1. El valor futuro del activo: Es el valor futuro de los FCF (Flujos de caja libre) que generará la empresa; sumado del valor total del activo en cuestión (en este caso, la startup). Este valor es el denominado Terminal Value. Siguiendo el ejemplo, podemos establecer una valoración postmoney de una Startup dentro 3 años. Por ejemplo, 5 millones.
  2. Número de años que separan el valor actual y el futuro: En este caso, 3 años.
  3. La tasa de descuento: En una Startup, la rentabilidad puede llegar a ser bastante relevante, así como el riesgo de no lograrla. Por eso, las tasas de descuentos tienden a ser lo suficientemente altas debido alto riesgo que implican: no hay que poner menos del 35%. En nuestro ejemplo, pongamos un 40%.

Cuando ya tenemos estos 3 datos, podemos calcular el valor actual de la empresa con la siguiente fórmula:

Es decir, con lo que valdría mi startup hoy, suponiendo que se cumplieran los planes de conseguir en 3 años una valoración de 5.000.000€ y asumiendo una tasa de descuento del 50%, serían aproximadamente 1.481.480€.

Si la tasa de descuento fuese del 40%, es como decir que el riesgo implícito sería menor, y en este caso, como la valoración de la empresa no la hemos modificado, el valor presente de la misma es mayor, y por lo tanto la revalorización futura también será menor. Para que dentro de 3 años esa inversión menos rentable y menos arriesgada valiese lo mismo que la anterior más arriesgada (con una tasa de descuento del 50%), hoy tendrá que valer más dinero. Por lo tanto, una reducción de la tasa de descuento aumenta el valor actual de la Startup para una misma valoración futura.

De la misma manera, si alteramos el tiempo, por ejemplo, reduciéndolo 1 año, la valoración actual subiría. Esto es porqué tengo un activo que a igual riesgo que el primero (manteniendo la tasa de descuento al 50%) alcanzará los 5 millones de euros en un año menos.

Si quieres saber cómo crecer de manera eficiente y sin diluirte, te dejamos aquí un post para que encuentres las respuestas.

Nueva llamada a la acción

Financiación privada: Entiende el Venture Capital

Jordi Altimira
CEO

Pese a que nuestra tesis sea ayudar a crecer al emprendedor con la mínima dilución, optar por la financiación privada no tiene porqué ser malo. Siempre se ha de ser consciente en qué fase se encuentra tu empresa y qué necesidad estás financiando. Por ello, es importante entender el Venture Capital y así conseguiremos escoger la financiación más eficiente para nosotros.

QUÉ OPCIONES HAY (y cuándo es un buen momento)

En cuanto a las opciones de financiación privada, existen diversas dependiendo de la fase: solamente has de saber a qué puertas llamar en cada momento.

Justo empezando

En un momento pre-revenue, cuando estás empezando, siempre es recomendable moverte en tu entorno de “Family Friends and Fools”. Este capital privado te puede ayudar a arrancar y es el más indicado dado que en esos momentos solo se puede evaluar en el proyecto el equipo y la oportunidad.

Mínima tracción

Cuando ya tienes una mínima tracción, es decir, ya has lanzado un MVP (de las siglas Minimum Viable Product, o Producto Viable Mínimo en español), podrás ir a un Venture Capital en fase seed, o un business angel o a un Family Office. Es importante ir a sus puertas cuando ya tienes algo empezado. Una cosa está clara: las ideas por si solas, no valen nada; lo que vale es la ejecución de estas.

Una vez ya has alcanzado dicha tracción, se ha de ir a buscar al player que más se adecúe a tu startup, ya que existen diferentes inversores privados especializados en distintas fases y verticales.

La dilución no es negativa en sí, siempre que el pastel inicial se haga más grande y el crecimiento sea mayor a dicha dilución.

Nueva llamada a la acción

COSAS A TENER CUENTA

Si bien la financiación privada ofrece muchas ventajas (cuanto más capital, un crecimiento más rápido tendrás), has de tener en cuenta diferentes factores a la hora de realizar una ronda.

Elige bien a tu compañero de viaje

El viaje de emprender es duro, por lo que has de escoger bien quién estará a tu lado para llevar a cabo el proyecto. Posiblemente es un viaje entre 5 y 10 años, donde se deben alinear valores, objetivos y performance. Buscar el Win-Win es fundamental.

Siempre es recomendable rodearte de inversores que tienen cierto Know-How del sector o son expertos de alguna área en concreto de tu empresa. A este tipo de inversor se le suele llamar “Smart Money”. Te ayudará a crecer de manera inteligente y con estrategia.

Asimismo, recomendamos que el inversor esté alineado con tu manera de hacer negocio. Es mejor no tener un board muy fragmentado, ya que dificultará la toma de decisiones y puede provocar una falta de foco importante. En breves comentaremos los diferentes tipos de inversores hay y cuáles te interesa tener en tu board.

Planifica tu ronda de financiación con tiempo

Ya hemos comentado esto anteriormente, pero no por ello deja de tener importancia: En una ronda de financiación el tiempo es un elemento de negociación. Es fundamental crear la confianza a mercado y tener un buen network de inversores antes de pedirles dinero.

Por ello, has de disponer del tiempo necesario para realizarla: hazla cuando tengas métricas suficientes para poder valorar tu empresa a una valoración sólida. Cuanto mayor sea tu valoración, menor será la cesión de participaciones.

Ten suficiente caja

No solo has de planificar por las métricas, sino también por tu caja. Has de disponer de suficiente runway para aguantar todo el proceso. Si sabemos que lograrla suele tardar entre 3 y 6 meses, hemos de tener suficiente caja para poder mantener la empresa.

Si tienes un runway ajustado y te queda poca caja, significa que tienes poco tiempo y margen para negociar. Es importante tener suficiente tesorería para evitar que la necesidad de esta nos haga aceptar unas malas condiciones y acabemos cediendo más equity de la que podrías y deberías.

Realiza el “fundraising” necesario

Otra cosa que has de tener en cuenta es que has de obtener el dinero necesario. Tus objetivos es lograr lo suficiente para llegar a las métricas necesarias para poder conseguir el siguiente hito mercantil. En el equilibrio se encuentra el arte. No puedes quedarte sin gasolina para llegar a la siguiente etapa, ni tampoco tener el deposito más lleno de la cuenta, dado que va a impactar a tu dilución.

Ten una valoración sólida

Es importante que te centres en cumplir tus objetivos de métricas para, de esta manera, conseguir una valoración sólida. Esto te permitirá conseguir mejores condiciones y menos cesión de participaciones. Es decir, te financiarás diluyéndote lo mínimo (y de manera eficiente).

Por ejemplo, si eres un SaaS (Software as a Service), la valoración de tu empresa será tu MRR (Monthly Recurrent Renvenue) x 12 x (entre 5-10). Cuanto mayor sea tu ingreso recurrente mensual, mayor será tu valoración.

Contrata a un abogado de calidad

Por último, y no menos importante, has de negociar de manera adecuada las condiciones de la ronda. Busca a un despacho de abogados especializados en rondas de inversión: establecer un buen pacto de socios es diferencial.

A resumidas cuentas, la financiación privada puede ser una gran opción para acelerar tu crecimiento. Ahora bien, has de gestionarlo de una manera en que la dilución se ve compensada por el beneficio que estás obteniendo.

Nueva llamada a la acción

Microcréditos para empresas

Mireia Canut
Directora adjunta del CEO

Los microcréditos son una modalidad de financiación que se caracteriza para prestar cantidades reducidas para impulsar proyectos a corto y medio plazo. Asimismo, están enfocados a emprendedores que carecen del capital necesario o a solucionar imprevistos de las economías familiares.

Esta manera de financiarse es bastante utilizado en perfiles con un bajo nivel de recursos, ya que no pueden cumplir con los requisitos que la banca tradicional les puede llegar a exigir.

Si estás dudando entre diferentes maneras de financiar tu startup, te dejamos el post sobre todas las opciones que tienes para empezar.

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES

Este mecanismo de financiación tiene un máximo de 25.000€ y suele ser atractiva ya que no requiere ninguna garantía personal. Ahora bien, esto es porqué los proyectos a financiar han de ser de calidad y con una alta viabilidad. Por ello, se hará un estudio del perfil de los solicitantes y de su relación con el sector de actividad del proyecto.

Además, la amortización del capital depende de cada proyecto, y puede ser tanto a corto como a medio plazo. También, la tasa de interés máxima no es la misma que la créditos de consumo.

Nueva llamada a la acción

CONSIGUE UN MICROCRÉDITO

Cualquiera que cumpla las características puede solicitar esta versión de microcrédito, desde autónomos, emprendedores con poca capacidad económica, pequeños empresarios y hasta personas en situación de desempleo.

Tan solo hay que ir a las entidades que ofrezcan este servicio, siendo la mayoría de entidades financieras y bancarias una opción. Además, también hay entidades públicas (como el ICO) que ofrecen este tipo de línea.

VENTAJAS

Los microcréditos han conseguido dinamizar ciertos sectores económicos gracias a permitir el desarrollo de proyectos, que sin este de financiación no sería posible. Éstos son una operación financiera distinta que hace tener ciertas ventajas:

  • Puedes acceder a ellos sin contar con un historial crediticio. Dependiendo de la entidad, algunas pueden asignarte un microcrédito sin haber tenido experiencia previa en el sector financiero.
  • Ausencia de garantías: Esta característica hace que un mayor número de propuestas puedan solicitar esta operación.
  • Garantiza el acceso en condiciones de igualdad (independientemente de la escala social): Esto provoca que os microcréditos suelen ser solicitados por perfiles con reducido nivel de recursos económicos, ya no tienen garantías suficientes para acceder al sistema bancario tradicional.
  • Plazos de carencia: Es habitual que los microcréditos tengas períodos de carencia (en la que sólo se amortizan intereses). De esta manera, se facilita la puesta en marcha del negocio.

Sin embargo, queremos recordar que, aunque tenga unas condiciones especiales y favorables, sigue siendo un crédito, es decir, tiene unas exigencias. En otras palabras, el dinero tendrá que ser devuelto a un tipo de interés y un plazo determinado.

Si quieres conocer qué tipo de financiación te pueden ofrecer las entidades bancarias, te dejamos aquí un post sobre el préstamo bancario.

Nueva llamada a la acción

Controla los riesgos de financiación

Angélica Barreno
COO

Cuando estamos identificando cómo resolver nuestra necesidad de capital, es necesario conocer los riesgos de financiación asociados. Estos surgen ya que la financiación depende de terceros, y controlar estos riesgos es esencial para poder proyectar la financiación de la empresa. Esta es una de las razones por lo que es importante hacer un buen plan financiero: no sólo para controlar las desviaciones, sino para tomar medidas correctivas a tiempo.

En todos los casos, siempre tendremos que tener en cuenta un Plan B para afrontar nuestra situación de caja. Ya sea porqué ha entrado menos dinero de lo esperado, o más tarde, es importante tener unos niveles mínimos para que no nos afecte negativamente.                                                         

Podemos encontrar 3 tipos de riesgo

NO CONSEGUIR LA CANTIDAD NECESARIA

Cuando hemos identificado la necesidad que queremos financiar, y hemos escogido el tipo de financiación más adecuado, siempre tenemos un riesgo de no lograrla. Eso es, como hemos dicho, porqué no depende de nosotros conseguirla, ya sea si la pedimos a entidades públicas, bancarias o a inversores privados.

Si nos referimos a entidades públicas (como ENISA o CDTI), hay varios aspectos a tener en cuenta. En primer lugar, no sólo depende de nuestro proyecto, sino también de los presentados. Al haber un presupuesto limitado, la institución valora qué proyecto es el más financiable y decide, no sólo si da dinero, sino cuánto de lo propuesto.

Por parte de los inversores privados, es posible que no se consiga todo el capital esperado, y se haya de dividir la ronda. Es recomendable hacer eso antes que someter la presión de seguir avanzando (aunque eso suponga un aumento de costes administrativos). Si marcamos los niveles mínimos necesarios, nos permitirá sobrevivir hasta la siguiente fase (y tiempo para valorar las opciones).

Nueva llamada a la acción

RETRASO DEL COBRO

Otro factor que no depende de nosotros es cuando se va a efectuar el cobro de dicha financiación. Y es frecuente que se produzcan retrasos, ya sea si la financiación viene de una entidad pública o de inversores privados.

El tiempo en una ronda es un instrumento de negociación, por lo que antes de empezar cualquier ronda, hemos de tener suficiente runway para aguantar todo el proceso. Por lo tanto, hemos de tener en cuenta este riesgo de retrasos a la hora de planificar las rondas. Por eso recomendamos en nuestro post de ser eficiente en capital, que cuanto más planificas tus finanzas, más eficiente eres.

De la misma manera, si queremos solicitar financiación pública, hemos de tener en cuenta que aproximadamente tardan entre 6 y 7 meses desde que haces la solicitud hasta que cobras las ayudas. Y, si encima se producen retrasos, puede hacer peligrar tu caja.

CAMBIO DE HIPÓTESIS

En este punto nos referimos a todos los costes que vienen de un cambio de hipótesis. Pese a que no son los prioritarios (antes que nada, hemos de tener tanto el tiempo como la cantidad cubierta y controlada), hemos de tenerlos en cuenta.

Principalmente existen diferentes riesgos dependiendo de la financiación que pidas:

Financiación pública

  • Que te pidan avales o garantías personales, o una ampliación de capital extraordinaria.
  • Intereses: Aunque son bastante explícitos, siempre hay que tener en cuenta las condiciones a las que nos estamos sometiendo.

Rondas de financiación

  • Menos valoración de la prevista, y, consecuentemente, mayor dilución de los socios fundadores y socios anteriores.
  • Contraprestaciones en el pacto de socios: Nos referimos a todas esas cláusulas que son de mercado, es decir, que los inversores experimentados en Startups las suelen pedir, y que éstas suelen aceptarse, pero hay que llegar a un adecuado y razonable equilibrio entre lo que se pide y lo que se aporta. Siempre recomendamos que abogados especializados participen en la construcción del Pacto de Socios, para así evitar firmar cláusulas que más tarde te acaban perjudicando.

Por todas estas razones respaldan que, para crecer de una manera eficiente, es necesario que se planifique y se ponga estrategia en el roadmap de financiación. Gestionar la caja teniendo en cuenta los riesgos de financiación, nos permitirá escoger la forma que más se adecue a nosotros.

Nueva llamada a la acción

Conoce todo sobre las líneas ICO

A la hora de financiar tu empresa, es vital que tengas claro que necesidad estás cubriendo. Por eso, cuando necesitas liquidez, una de las opciones que recomendamos son las líneas de crédito ICO.

Este tipo de líneas están a nivel nacional y, aunque sean de procedencia pública, se han de tramitar por las entidades bancarias adscritas al Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Por eso las entidades bancarias son las se encargan de la tramitación, la concesión y análisis, por lo que, si se quiere solicitar esta línea, se ha de acudir a una sucursal bancaria que figure en el listado de su página web.

Si bien es cierto que no es una opción fácil de conseguir debido a que su aprobación ha de pasar por un comité de riesgos al igual que cualquier operación financiera, las líneas ICO son una gran opción para financiar tu necesidad de circulante.

LÍNEAS DE FINANCIACIÓN

A día de hoy existen siete líneas de financiación ICO: cuatro nacionales, es decir, para financiar inversión y actividades relacionados con la actividad en España; y la internacional, para financiar la internacionalización de tu empresa o financiar la actividad exportadora.

LÍNEAS NACIONALES

ICO Empresas y Emprendedores

Dirigida a entidades públicas y privadas y también a autónomos que presenten proyectos de inversión dentro del territorio nacional, independientemente de si son residentes en España o en el extranjero, para cubrir necesidades de liquidez o gastos.

También pueden acceder particulares y comunidades de propietarios que deseen rehabilitar su vivienda o edificio.

Tiene un importe máximo por cliente de 12,5 millones (en una o varias operaciones), con un plazo de amortización de 1 a 20 años con hasta 3 años de carencia.

ICO Garantía SGR/SAECA

Este también va dirigida a autónomos, emprendedores y todo tipo de empresas que quieran hacer una inversión o financiar una actividad tanto dentro como fuera del territorio nacional, pero con la particularidad de que necesitan un aval de la Sociedad de Garantía Reciproca (SGR) o de la Sociedad Anónima Estatal de Caución Agraria (SAECA).

ICO Crédito Comercial

Esta línea va dirigida, de nuevo, a autónomos, emprendedores y empresas con domicilio social que deseen obtener liquidez mediante el anticipo de facturas, o cubrir los costes de producción de un producto que se venda en España.

ICO Red.es Acelera

En este caso, va orientado a los beneficiarios de ayudas de las convocatorias por Red.es, y te financia hasta el 100% del importe máximo a financiar que figure en la resolución de ayudas de Red.es.

Nueva llamada a la acción

LÍNEAS INTERNACIONALES

ICO Internacional

Consta de dos tramos:

Tramo I de Inversión: dirigido a empresas y entidades públicas y privadas españolas, con domicilio nacional o extranjero (pero deben contar con una mayoría de capital español)

Tramo II Exportadores Medio y Largo Plazo: dirigido a concesión de crédito, suministrador, comprador y financiación complementaria a empresas.

ICO Exportadores

Es parecida a la línea de crédito comercial: va dirigida a autónomos, emprendedores y empresas con domicilio social en España que deseen obtener liquidez mediante el anticipo de facturas procedentes de su actividad exportadora; o cubrir costes a causa de una exportación.

ICO Canal Internacional

Cuenta con dos tramos:

Para inversión y liquidez: Autónomos y empresas tanto privadas como públicas, sin importar si no están domiciliadas en España (han de tener mínimo un 30% de capital de empresa española) y quieran financiar tu actividad o inversión en el extranjero.

Exportación a Medio y Largo Plazo: Empresas con domicilio social en España o fuera de España “con interés español” que vendan o adquieran bienes o servicios con aplazamiento de pago y necesiten solicitar un crédito suministrados, comprador o financiación complementaria a empresa. Este se puede solicitar a través de una entidad financiera internacional o local con la que ICO tenga un acuerdo.

Si quieres saber más sobre las diferentes opciones de financiación no dilusiva para financiar tu crecimiento, puedes encontrarlos aquí.

Nueva llamada a la acción

Financiación para startups: Cómo empezar.
Mariale Vivas
Account Manager

Cuando se decide emprender una idea y empezar un negocio, todo se vuelve muy idealizado. Se empieza a construir todo con mucha ilusión, pero cuando nos damos cuenta de todo el dinero que necesita para traccionar, empiezan los rompecabezas. Por eso, te dejamos una lista de fuentes de financiación para startups que te pueden ser útiles.

En Upbizor siempre decimos que lo más sagrado que tiene un emprendedor es la propiedad, por lo que levantar una ronda lo podemos proponer como opción, pero nos plantea el problema de la dilución.

Nueva llamada a la acción

Por lo tanto, ahora partiremos de la premisa que queremos construir nuestro negocio perdiendo el mínimo capital posible. Además, se suele pasar por alto que no todas las empresas han necesitado ceder capital para obtener inversión y crecer. En cambio, han logrado autofinanciarse de manera “BOOTSTRAP”, algo tan sencillo (¡y tan complicado!) como financiarse con sus propios recursos: los clientes y las ventas. 

Facturas

Para conseguir que esto funcione, primero debemos tener en cuenta lo principal: cobrar lo producido o lo ofrecido. Muchas veces nos encontraremos (sobre todo al comenzar un negocio, porque es como un periodo de prueba), que hay clientes que retrasan el pago hasta tal punto que nunca llegan a ser cobradas las facturas. Porque facturar y cobrar son dos cosas muy distintas, y nuestro objetivo como empresario o empresaria es llegar a tener flujo de liquidez.

Cuanto antes consigamos el cobro mejor, ya que tener el ciclo de caja a favor hará que nos podemos autofinanciar con esta liquidez.

Proveedores

Otra solución para suplir esta necesidad de financiación es por medio de tus proveedores, de forma que estos te ofrezcan crédito. Esto es, intentando pagar lo más tarde posible a cualquiera de nuestros proveedores. Por ejemplo, pagando las suscripciones de la nube cada mes en lugar de anualmente, ya que estas ganando 30 días hasta hacer el pago. De la misma manera, si tienes solvencia y buena relación con tus proveedores más directos, siempre puedes tratar de pedir crédito de 30 a 60 días. 

Si consigues cobrar temprano y tener plazos de pago de 30 a 60 días, conseguiremos tener el NFO negativo y tener el ciclo de caja a favor. Con estos dos elementos construimos un proyecto eficiente en capital.

Nueva llamada a la acción

Financiación indirecta

Los incentivos fiscales son otra manera de conseguir financiación inmediata y no dilusiva. Dentro de estos beneficios tenemos múltiples opciones, desde una reducción en el Impuesto de Sociedades hasta bonificaciones en la Seguridad Social. Si quieres saber todas las opciones que tienes como startup, puedes leer nuestro artículo sobre la financiación indirecta.

Financiación bancaria

Otra forma de conseguir financiación es a través de los bancos. Además, con el golpe de la pandemia, han salido a rescatar más que nunca. Están ofreciendo préstamos con intereses muy bajos y, hasta sin la necesidad de un aval. El único inconveniente con la financiación bancaria es que suelen pedir garantías para reducir el riesgo de impago por medio de las cuentas de la empresa y sus fondos propios. 

Si tienes dudas sobre qué producto bancario escoger, puedes encontrar la respuesta en nuestro artículo aquí.

Financiación pública

ENISA, CDTI, RED.ES y muchas más herramientas de financiación pública, son las fuentes que recomendamos desde Upbizor como mejor opción de financiación para startups. Lo interesante de estas líneas es que la mayoría o no piden garantías o sus costes financieros son mínimos o… ¡son a fondo perdido! 

En esta última deben estar justificados los gastos que se realizarán de manera clara y planificada, ya que es una financiación que parte de la base de pagar unos gastos que ya se han realizado. 

Estas líneas tienen sentido sobre todo si se cumple con ciertas condiciones concretas como ser un proyecto tecnológico con alto nivel de innovación. Para este caso, el CDTI y RED.ES sería una buena solución. Por otra parte, la opción del ENISA necesita de un modelo de negocio bien estructurado y desarrollado, pero sobre todo, que esté bien capitalizado. 

Inversión privada

Por último, tenemos la opción de conseguir financiación de forma privada con inversores y business angels. Aunque parezca la opción más fácil y segura, la verdad es que según el tipo de inversor, puede parecer que le estás regalando hasta tu alma. Por no hablar de las participaciones, ese porcentaje de tu empresa que se quedan siempre por ofrecer una cantidad de dinero en un momento dado. 

De todas formas, queremos aclarar que, a pesar de nuestras preferencias, creemos que es necesario un mix entre todas estas opciones de financiación para startups. Escogeremos una fuente de financiación u otra dependiendo de dónde está la empresa en la curva de financiación, del capital y la finalidad de la empresa. Es por eso que te recomendamos hacer una consulta con un CFO, ya que será capaz de tener esta visión del roadmap de financiación de cada empresa. 

Nueva llamada a la acción

El IVACE abre la línea de ayudas CREATEC CV

El IVACE (Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial) ya ha abierto la convocatoria del Createc-CV, una subvención dirigida a las pequeñas empresas innovadoras de base tecnológica. Las solicitudes se podrán presentar desde el 12 de enero hasta el 4 de febrero de 2021.

El objetivo de esta convocatoria es apoyar al emprendimiento innovador, facilitando la financiación a pequeñas empresas innovadoras y de bases tecnológica que tengan sede social o establecimiento de producción ubicado en la Comunidad Valenciana.

Se apoyará el desarrollo de proyectos de I+D+i de la empresa solicitante y las inversiones inmateriales o en bienes de equipo relacionados con proyectos de esa naturaleza.

TIPO DE AYUDA

Es una subvención a fondo perdido de hasta el 70% del presupuesto del proyecto.

Se podrá pedir un anticipo de hasta un 90% de la subvención cedida. Para ello será necesario la constitución de una garantía del 15% del importe anticipado, que deberá depositarse en las delegaciones de la Agencia Valenciana Tributaria (AVT) de Alicante, Castellón o Valencia.

Nueva llamada a la acción

REQUISITOS DE LOS PROYECTOS

La ayuda presenta 2 tramos dependiendo de la antigüedad de la empresa en el momento de la presentación de la solicitud:

  1. Para empresas de hasta 3 años: Concede una subvención de entre 30.000€ y 175.000€.
  2. Para empresas que tengan más de 3 años y menos de 5 años: Concede una subvención de entre 30.000€ y 300.000€.

Características de los proyectos subvencionables por Createc CV

Pretende financiar proyectos a futuro que quiera desarrollar la empresa, por lo que es necesario que los proyectos se inicien con posterioridad a la fecha de presentación de la solicitud de la ayuda.

Es esencial que los resultados de los proyectos tengan un impacto tangible y medible en la Comunidad Valenciana.

Las inversiones subvencionables han de mantenerse inalterables durante los cinco años siguientes al pago de la subvención.

QUÉ EMPRESAS SE PUEDEN BENEFICIAR

Empresas innovadoras que cumplan al menos uno de los siguientes requisitos:

  1. Poder demostrar a través de una evaluación realizada por un experto externo y aportada junto a la solicitud de la ayuda, que se desarrollará, dentro de un futuro previsible, productos, servicios o procesos nuevos y/o mejorados sustancialmente en comparación con el estado del arte de la tecnología de su sector y que conlleven implícito un cierto riesgo tecnológico o industrial.
  2. Tener unos costes de I+D que representen un mínimo del 10% del total de sus costes de explotación durante al menos uno de los tres años previstos a la concesión de la ayuda. En el caso de que la solicitud la tramite una empresa nueva sin historial financiero, que se cumplan estos umbrales según auditoria del ejercicio fiscal que se encuentre en curso.

Dentro de los costes subvencionables se encuentran las inversiones materiales, inversiones inmateriales, recursos humanos, servicios externos (como la contratación de servicios de I+D o servicios de innovación) o gastos generales y otros gastos de explotación (como consumos, suministros, materiales…). Para ampliar las condiciones de estos costes, lo puedes encontrar en las bases del Createc CV.

CRITERIOS DE VALORACIÓN

Para que un proyecto pueda ser aprobado, ha de obtener una puntuación mínima de 50 puntos sobre un total de 100 puntos. El puntaje se desglosa de la siguiente manera:

  1. Calidad del proyecto: (Máx. 38 puntos – mínimo 19): Se tiene en cuenta el grado de innovación del proyecto, el desarrollo futuro previsto, relevancia del papel de la tecnología, y la coherencia del plan de trabajo.
  2. Viabilidad del proyecto: (Máx. 32 puntos – umbral mínimo 16): En este caso, se puntúa la viabilidad financiera que asegure la provisión de los recursos necesarios y su rentabilidad, y la capacidad del equipo en función de su experiencia y formación.
  3. Resultados/impacto esperable del proyecto (Máx. 20 puntos – mínimo 10): Se tiene en cuenta la repercusión económica del proyecto valorada en la creación de empleo, y la repercusión social positiva de la aplicación de los resultados del proyecto.
  4. Características del solicitante (máximo 10 puntos): Se tiene en cuenta la proporción del capital en propiedad de mujeres, o medidas en materia medioambiental, o el porcentaje de personas con diversidad funcional.

Si quieres solicitar la subvención CREATEC CV del IVACE, no dudes en contactarnos, ¡Te ayudamos a conseguirla! Puedes agendar una primera reunión sin compromiso para informarte.

Nueva llamada a la acción