Tag: Control de finanzas

Qué condiciones mínimas requieren los productos bancarios

Después de conocer qué posibilidades tenemos y cómo podemos cubrir nuestras necesidades, es importante cumplir las condiciones mínimas que requieren los productos bancarios.

Debemos tener en cuenta que no todos los proyectos invertibles son financiables, y viceversa. El hecho que nuestra startup haya levantado una ronda de inversión, no significa que el banco nos dará dinero de inmediato, ya que primero tendremos que demostrar una serie de requisitos, empezando por definir nuestra necesidad financiera.

Si tenemos clara nuestra necesidad, podremos entender qué tipo de producto se adapta mejor a nuestro momento de caja, sin tener que recurrir a las garantías personales, un recurso muy común que utilizan los bancos para disminuir el riesgo con startups.

HABLAD EL MISMO IDIOMA

En primer lugar, y como ya hemos comentado, es importante hablar el mismo idioma que el banco. Eso significa ofrecerles una información clara y estructurada para que vean que hay coherencia en la financiación solicitada.

Teniendo en cuenta que una startups no tiene un gran histórico, el banco no puede obtener información en base a los ejercicios anteriores. También son conscientes que la mayoría de las startups presentan muy poca o nula facturación y pérdidas. Por ese motivo, para el análisis de una startup se centrará en evaluar el futuro del proyecto.  

En concreto, nos evaluaran todo lo relacionado con el proyecto; y eso incluye el equipo emprendedor, el modelo de ingreso, el producto, los clientes y el objetivo general de la empresa; entre otros factores. Esto es debido a que necesitan ver algo más que los 3.000€ de fondos propios. Ya nos lo decía Elena García, BStartup Advisor del Banco Sabadell, “Las ideas no se financian, los proyectos sí”.

Como emprendedores, debemos ser transparentes y explicar la realidad de la empresa, ya que es preferible comentarlo desde el principio, que no que lo encuentren con los mecanismos de rating internos.

También, debe haber una coherencia entre la financiación que se está pidiendo y la inversión que se ha realizado en la empresa. Es decir, entre los fondos propios actuales y la facturación actual o futura.

REQUISITOS MÍNIMOS

FONDOS PROPIOS NEGATIVOS

Siempre analizan caso por caso, pero la principal barrera para acceder a esta financiación bancaria es tener los fondos propios negativos.

Solemos reiterar este punto: aunque el balance muestra una foto financiera puntual y fija, un banco no podrá financiar nunca a una empresa con fondos propios negativos. Esto es debido a que, desde un punto de vista contable, esta empresa se encuentra en quiebra técnica.

Al final saben que son las pérdidas acumuladas que se han comido el capital puesto; pero para el banco es necesario empezar con una nueva ronda o situar a la empresa con otra foto.

Si el proyecto es consistente, no es necesaria la aportación de garantías personales. Sin embargo, hay momentos muy iniciales donde es inevitable que pidan garantías para avalar un préstamo a largo plazo, con un alto riesgo para el banco.

LA CONFIANZA SE GANA

“Las prisas no gustan y menos si no conoces.”

También recomendamos no esperar a tener una necesidad de liquidez para llamar a la puerta de los bancos, ya que la relación con estos se basa en la confianza generada. Como ya hemos comentado, ésta se construye gracias al trato personal con el gestor y con las cifras que presenta la empresa a través de los movimientos diarios.

Además, que una empresa no tenga riesgo con un banco no significa que sea cliente para el banco. Muchas startups han empezado a tener financiación bancaria ahora durante la pandemia, debido a que las rondas de financiación se han visto afectadas. Por eso, los bancos quieren acompañar a las empresas ya conocen y están tratando el día a día. Están dispuestos a apoyar a aquellas que están creciendo y necesitan más financiación.

Si ya conocemos qué condiciones mínimas requieren, solo falta planificar y estructurar tu foto financiera en coherencia con el producto financiero que cubrirá nuestra necesidad financiera.

Prestamo bancario
Control de finanzas
Tips para levantar una ronda

Otra de las claves para financiar tu crecimiento sin perder equity, es saber cómo levantar una ronda de financiación eficientemente. Por eso, te dejamos unos tips para levantar una ronda, para que departamento financiero diseñe la mejor estrategia posible.

El tiempo, dentro de las rondas de financiación, es un instrumento de negociación que a veces puede ser utilizado en tu contra. Por eso, una de las grandes claves financiarte diluyéndote lo mínimo, es planificarla con tiempo.

ANTICÍPATE

Siempre recomendamos planificarla con 1 año de antelación. Esto es debido a que las rondas de financiación se basan mucho en la confianza, por lo que es conviente que empieces a conversar con los posibles inversores lo antes posible. Es importante que te conozcan bien, tanto a ti, como al proyecto.

De la misma manera, aprovecha para estudiar bien estos posibles inversores: ten claro que tesis de inversión tienen y que otras inversiones han realizado. Igual que te han de conocer bien, es vital también conocer bien a tu inversor: habla con sus invertidas y conóce como trabajan.

TEN SUFICIENTE CAJA

Como comentamos en otro artículo, una de las claves para conseguir las mejores condiciones en la ronda es tener el suficiente runway para aguantar todo el proceso. Es decir, el runway también nos indica cuánto tiempo tienes para negociar la ronda. Si sabemos que levantarla suele tardar entre 3 y 6 meses, hemos de tener suficiente caja para poder mantener la empresa.

En otras palabras, si tienes un runway ajustado, es decir, si te queda poca caja, significa que tienes poco tiempo y margen para negociar. Es importante encarar una ronda sin tener el “agua al cuello” para evitar aceptando unas malas condiciones y acabar cediendo más equity de la que podrías (y deberías).

TEN UNA VALORACIÓN SÓLIDA

De la misma manera, es importante que planifiques los objetivos de métricas a un año vista, y le pongas foco en cumplir estos objetivos. Esto es, al tener las métricas necesarias, nos permitirá tener una valoración sólida de nuestra empresa.

Dicho de otro modo, cuanta más sólida sea la valoración, mejores condiciones conseguirás y menor será la cesión de participaciones. Esto es, te financiarás diluyéndote lo mínimo.

Por ejemplo, si eres un SaaS (Software as a Service), la valoración de tu empresa será tu MRR (Monthly Recurrent Renvenue) x 12 x 10. Cuánto mayor sea tu ingreso recurrente mensual, mayor será tu valoración.

Por último pero no menos importante, es esencial negociar de manera adecuada las condiciones de la ronda. Asimismo, establecer un buen pacto de socios es diferencial: rodéate de un despacho especializado para poder ser eficiente.

En definitiva, tener una estrategia y un control de caja eficiente son claves, ya que esto nos permite actuar y tomar decisiones estratégicas para seguir creciendo. De ahí la importancia de tener un departamento financiero eficaz, ya que ellos te guiarán en cómo levantar una ronda de financiación eficientemente.

Qué producto bancario escoger

Una vez que ya sabemos que la financiación bancaria puede ser para las startups, hemos de analizar nuestras necesidades y momento de caja para saber qué producto bancario escoger para ayudarnos a resolver nuestras necesidades.

¿QUÉ BUSCAS?

En este punto, hay que diferenciar entre inversión y financiación. Pese a que los dos conceptos suponen un recurso financiero para la empresa, el objetivo de cada uno es diferente. No es lo mismo el capital que entra en forma de equity, con un inversor detrás con vistas a recuperar su dinero a largo plazo con un multiplicador; que el dinero que presta un banco, cuyo objetivo principal es que este sea devuelto con un interés. Es decir, mientras que el inversor se centra en el multiplicador, el banco se centra en la devolución del dinero.

Una vez sepas que buscas, podrás seleccionar que productos te pueden ir mejor para ti. Desde Upbizor, nos centramos en financiar el crecimiento; es decir, siempre recomendamos ir al banco a buscar financiación no dilutiva.

CONÓCETE

Otro concepto clave para entender cuándo puede entrar un banco a ayudarme en mis finanzas y con qué producto, es entendiendo en qué momento de caja se encuentra la startup.

Si partimos desde la curva inicial del ciclo de caja (también conocida como el “valle de la muerte”), entenderemos que el inicio debe ser financiado por las FFF (Family, Friends, Fools) complementadas por una cuarta, los Founders. El banco necesita unos mínimos para acceder a darte la financiación.

De la misma manera, dependiendo del destino de la financiación, la forma de devolución y el conocimiento que tiene el banco del proyecto, deberemos tomar un producto bancario y otro.

 “Los bancos quieren entender de donde viene la startup y hacia dónde va.”

Como bien comentamos, no supone el mismo riesgo para el banco un producto a largo plazo, relacionado con una inversión que va a generar un retorno en un tiempo, que un producto a corto plazo, que ayudará a mejorar las necesidades de liquidez que pueda tener la startup en su día a día.

 Es simple: gracias a que el banco puede seguir las operaciones de la empresa, el riesgo es menor.

QUÉ PRODUCTO BANCARIO ESCOGER

Dicho esto, es importante conocer los diferentes productos financieros que nos pueden ofrecer los bancos.

Operativa de la empresa

Para financiar el día a día de la empresa, existen las siguientes líneas:

  • Tarjeta de crédito: La cuenta de crédito nos permite solucionar los problemas de liquidez más inmediatas. Se recomienda utilizarlo para solucionar necesidades puntuales y específicas, pero no para financiar bien material o mobiliario, como comprar un vehículo o local comercial (existen otras alternativas de financiación más adecuadas).
  • Líneas de crédito: Es una de las cuentas de crédito más utilizada. Son unas líneas de circulante que autorizan una cantidad de dinero para que se pueda usar para el gap entre cobro y pago que tenga una empresa o para pagar gastos comunes, como los pagos de nóminas o proveedores, entre otros

Proyecto de inversión

  • Préstamo a largo plazo: Este instrumento es un tipo de crédito que ha de devolverse en más de un año y, dependiendo de las características, se suele requerir un aval. Hay algunas líneas que están avaladas por instituciones públicas, como la línea ICO Inversión. Por ese motivo, son líneas que  solemos recomendar ya que son de gran ayuda para las startups. Si queréis más información, la podéis encontrar aquí.
  • Factoring: Es un instrumento del corto plazo, y va dirigido a cualquier empresa. Este instrumento te permite adelantar el efectivo de tus facturas, y así obtener liquidez. Es decir, tú contratas este instrumento con la empresa factor, y ellos te adelantan la deuda de tu cliente. A partir de entonces, la empresa factor gestiona toda la operación de cobro. El contrato entre el cedente y la compañía factor se realiza gracias a una evaluación, que determinará el límite máximo de crédito y el precio del servicio.
  • Confirming: Es la misma función que el factoring, pero para proveedores. Esta financiación a corto plazo está basado en la gestión de los pagos de una empresa cliente a sus proveedores. Es decir, esta herramienta permite al proveedor la posibilidad de cobrar facturas de manera anticipada.
  • Leasing: Es un contrato mediante el cual una empresa le cede a otra el uso de un bien mueble o inmueble durante un período de tiempo determinado a cambio de unas cuotas periódicas. Al final del contrato, hay la opción de compra del bien en cuestión.
  • Renting: Es un contrato de alquiler a largo plazo sin la posibilidad de adquirir ese bien al final del contrato. A cambio de unas cuotas mensuales, puedes utilizar un bien (como vehículos o equipos informáticos) además de una serie de servicios. Si eres autónomo, te podrás deducir hasta el 100% de estos importen en tu declaración del IRPF.
  • Internacional: También se ha de valorar las condiciones de las transferencias internacionales que surgen gracias a la importación o exportación de la empresa. Los bancos permiten que sean rápidas, seguras y a un interés bajo.
  • Pasarelas de pagos (o TPV Virtual, es decir, Terminal Punto de Venta Virtual): Es la forma de pago que implementan todos los comercios digitales, es decir, proporciona el servicio de pago telemático al cliente a través de internet. Por lo tanto, las pasarelas de pago es el dispositivo y tecnología que ayudan en la gestión de las ventas de un comercio.

Si te has quedado con alguna duda, puedes contactar con alguno de nuestro asesores para saber qué producto bancario escoger. Es clave tener una buena planificación financiera para ser lo más eficiente posible; y de esta manera llegar a la cima con la mínima dilución posible.

Qué es el cashflow y por qué lo necesitas

Uno de los principales problemas de hacer un análisis contable es sincronizarlo con tu realidad financiera. Por eso, es importante que un emprendedor sepa qué tiene en la caja para poder tomar decisiones en el día a día. Quizás has oído que la herramienta para poder qué es el cashflow o flujo de caja. En este post te explicaremos qué es, cómo calcularlo y te dejamos una plantilla para que tú puedas calcularlo.

El cashflow es el indicador financiero básico de la liquidez de la empresa. Éste nos permite saber su estado real en un momento determinado del tiempo. Se mide a través de las entradas y salidas de efectivo que ocurren dentro de un periodo; y por eso podemos ver y analizar en detalle de la operativa de la misma.

Esta herramienta es esencial para poder tomar decisiones en la empresa. El cashflow muestra con claridad si hay algún problema con la liquidez o con la viabilidad del proyecto a corto plazo. Si el cashflow es negativo, la empresa no puede hacer frente a sus pagos. Por eso, tener controlado el flujo de caja es saber los meses que tenemos circulante disponible para afrontar la operativa de la empresa. Es decir, es vital para articular planes de financiación externa cuando haga falta y garantizar de esta manera la supervivencia del proyecto.

¿CÓMO SE CALCULA?

El cashflow tiene un cálculo muy sencillo: es el resultado de la suma de los ingresos y, a estos, se le restan todos los gastos. El poder de este cálculo reside en los puntos de vista que te puede llegar a dar. Aquí abajo desglosamos cada una de ellas para entender que nos dicen.

TIPOS DE CASH FLOWS

El cashflow lo puedes separar en 3 vistas diferentes. Así entendemos que ingresos y qué gastos de la empresa son producto de la operativa, de la inversión y de la financiación respectivamente.

FLUJO DE CAJA OPERACIONAL

En el flujo de caja operacional (o de explotación) vienen los ingresos ordinarios relacionados con la actividad directa de la empresa. Es decir, del día a día, principalmente de ventas, que son las que generan importantes flujos de efectivo. Este flujo de caja nos permite identificar los ingresos y costes que están asociados a la actividad económica de la empresa. Así, en un primer vistazo, determinamos si la empresa es rentable y si sobrevive gracias a su propia actividad.

FLUJO DE CAJA DE INVERSIÓN

El flujo de caja de inversión guarda relación con las entradas y salidas de dinero que tienen como objetivo el desarrollo de la empresa en términos de crecimiento, excluyendo de ello la operación regular. Sobre todo está relacionado con ingresos de inversión. Por ejemplo, si entra una ronda de financiación es calculado como caja de inversión. Es importante distinguir esto; ya que puedes ver comportamientos y entender, si un mes puntual hay un exceso de gastos, responden a la inversión.

FLUJO DE CAJA DE FINANCIAMIENTO

Finalmente, el flujo de caja de financiamiento proviene de las actividades que cambian el capital propio del negocio y las deudas asumidas. Es decir, de la diferencia entre las entradas y salidas de efectivo relacionadas con la financiación de la compañía.

Todos los tipos de cashflow se han de tener en cuenta ya todos afectan al estado de la empresa. Si bien es verdad que el de explotación o operación es el que mejor muestra el estado diario, es importante vigilar tanto la de inversión como de financiación. La sumatoria de los 3 cashflows al final del período es el cashflow real de la empresa.

PORQUÉ LO NECESITAS

Tener controlado el cashflow es una necesidad, ya que es una herramienta financiera básica. En primer lugar, vemos la salud financiera de la empresa. Podremos saber si somos capaces de cumplir con nuestros pagos, con nuestros proveedores o si tendremos exceso de caja.

Esto nos da margen para prever cualquier problema de liquidez y de revisarlo con el tiempo suficiente. Le da a la empresa la posibilidad de, con un tiempo prudente, buscar los caminos que sean más apropiados según su tipología para financiarse. Detectar estos problemas de manera temprana nos puede ayudar a solucionarlos antes de que suceda.

De la misma manera, nos sirve para analizar la viabilidad de inversiones y nos ayuda a entender de qué manera está creciendo el negocio.

En definitiva, el cashflow es un indicador la salud de una empresa, más allá de los resultados aparentes. Por eso es una herramienta esencial para anticiparse a los posibles problemas de liquidez y, consecuentemente, de viabilidad.

Si quieres saber en qué estado se encuentra tu empresa, te dejamos aquí abajo una plantilla para que tú puedas calcular tu cashflow.

¡DESCÁRGATELA!

Finalidades: Responder a sus solicitudes y remitirle información comercial de nuestros productos y servicios, incluso por correo electrónico. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en info@upbizor.com . Información Adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Avisos Legales.