Tag: Diluir acciones

Cómo escoger a tu inversor: 8 claves a tener en cuenta

Mireia Canut
Directora Adjunta del CEO

Cuando empiezan, muchos emprendedores valoran la posibilidad de financiarse con capital privado. Suelen buscar en ambientes más familiares, como los FFF, es decir, se suelen encontrar inversores nada o poco profesionales. Es importante que saber cómo escoger a tu inversor, ya que puede marcar la diferencia.

Esto hace que, a no ser que la startup esté empezando en entornos de aceleración o incubación profesionales, hay algunos conocimientos acerca de la inversión que pueden desconocer. Y esto puede dar paso a aceptar inversores que pueden perjudicar el crecimiento de la empresa.

Siempre decimos que es importante escoger tanto el equipo como cómo cubrir tu necesidad de financiación para sacar el máximo beneficio; y eso incluye de quién te vas a rodear en este viaje. Por lo tanto, has de aprender a decir “no” a inversores para poder tener un cap table que te ayude a tirar la Startup adelante, más que dificultar su crecimiento.

Falta de química

El viaje de emprender es uno complicado, y el inversor te acompañará a lo largo de éste. Si no hay afinidad entre vosotros, es mejor no hacerlo. Es importante guiarte por el instinto y buscar ese entendimiento a la hora de escoger a tu inversor.

Cobrar por los consejos

El inversor, cuando invierte, tiene un objetivo claro. Y para defender a la startup, este va a aportar propuestas sobre desarrollo de producto, finanzas, comercialización o marketing. Es decir, forma parte de su trabajo implícito en la inversión. Por lo tanto, no tiene sentido que un inversor cobre por ello: tu ya estás pagando con equity.

El día a día

Cuando un inversor quiere coger un rol específico en la gestión del día a día, no debéis aceptar su participación. No recomendamos esto, ya que cuando un inversor invierte, lo hace al modelo de negocio y al equipo. Si se quiere implicar en la gestión, es porque no confía en el equipo, así que es el propio inversor quién no debería invertir.

Pacto de socios: La letra pequeña

Se ha de prestar mucha atención a cláusulas como la liquidación precedente, la antidilución o el vesting. Si no hay más remedio, lo tendréis que aceptar, pero procurad buscar fortalezas en la negociación para evitar este tipo de pactos.

Más adelante comentaremos en otro post qué condiciones son abusivas y cuales has de procurar evitar.

Nueva llamada a la acción

Experiencia

Como hemos comentado, escoger inversor es casi tan importante como escoger equipo. Por eso, has de investigar al inversor a fondo: su experiencia en el mundo de las startups (tipos de compañías, exits, track record…), experiencia profesional (laboral, empresarial, sectorial, …) e incluso experiencia personal (ver qué tipo de persona es, preguntar a vuestro entorno). Es muy relevante saber qué persona le vais a dar la oportunidad de participar y saber si es la persona adecuada.

Salidas

Cuando un inversor decide invertir, es porque éste ve clara su salida (precisamente ese es el criterio de decisión entre invertir o no). Esto se suele traducir en cláusulas como la de derecho de arrastre (drag along) y derecho de acompañamiento (tag along) en los pactos de socios. Pero no recomendamos que el emprendedor se comprometa a dar liquidez al inversor en un hipotético plazo y con una rentabilidad determinada para facilitar la salida. La inversión en Startups es una inversión de riesgo y como tal, el inversor debe asumirlo. Si pide esta cláusula de protección, está garantizando una inversión de forma alejada del propio espíritu inversión: eso significa que o no tiene experiencia en invertir en startups o tiene mala fe. En ambos casos, son motivos suficientes para no aceptar la inversión.

Prioriza el “Smart Money”

Si se da la situación, es preferible aceptar a inversores que te aporten más que dinero: da acceso a talento, contactos, experiencia sectorial, networking clave… Para los emprendedores, es interesante contar con este tipo de conocimiento y apoyo. No significa que se diga “no” a quién no aporte, pero ayuda más al éxito del proyecto y al cierre de otras rondas si el dinero que entra es “Smart Money”.

Valoraciones demasiado bajas

Cuando un inversor valora muy por debajo la startup en fases muy tempranas, los emprendedores pueden llegarse a diluir en porcentajes superiores al 20%-25%. Esto está poniendo en riesgo mantener la mayoría en las siguientes rondas y esto afectará al desarrollo del proyecto, ya que, como hemos comentado muchas veces antes, el equipo fundados puede desmotivarse.

Cualquiera de estas razones es suficientemente buena para rechazar la entrada de un inversor. Estas situaciones pueden llegar a perjudicar la continuidad del proyecto, aunque aporten dinero; ya que pueden perjudicar el Cap Table.

Ten en cuenta estas condiciones a la hora de escoger a tu inversor: puede marcar la diferencia.

Nueva llamada a la acción

La tasa de descuento

Jose Muñoz
Financial Analyst

La tasa de descuento es una variable financiera que todos hemos comentado alguna vez, aunque no seamos conscientes. Quizás habéis escuchado algo como “10.000 pesetas de las de entonces”, refiriéndonos a que esa cantidad de dinero (60€ actuales) nos permitía en su momento hacer muchas más cosas que ahora.

Además, esta magnitud también es clave para estimar el valor actual de una startup. El post de hoy explicaremos qué es y cómo nos puede ayudar a estimar la valoración de nuestra empresa.

¿QUÉ ES LA TASA DE DESCUENTO?

Ésta tasa nos permite traducir el dinero del futuro, al dinero del presente. Es decir, es el porcentaje que se aplica a una cantidad futura para estimar su valor hoy.

Para calcularla se emplea el WACC (Weighted Average Cost of Capital). Esta es la cantidad sobre la que vamos a hacer los descuentos en un modelo de valoración DCF (Discounted Cash Flow), o modelo de flujos de caja descontados en español. Este modelo permite valorar compañías mediante la aplicación de descuentos de flujos de caja.

Factores

Lo interesante es tener en cuenta los siguientes factores que afectan una cantidad de dinero por el paso del tiempo:

  1. Rentabilidad del dinero: Si, por ejemplo, ponemos el dinero en un cajón, es obvio que es una mala decisión financiera (¡Aunque no siempre lo parece!). Esa rentabilidad compensará la pérdida del valor del dinero por el paso del tiempo.

Para calcularla, se tienen en cuenta la rentabilidad de los activos financieros libres de riesgo, la rentabilidad del mercado en su conjunto y la volatilidad de las rentabilidades.

  • El riesgo que las operaciones que realizamos con ese dinero. Cuanto mayor sea el riesgo de retorno futuro de la inversión que hemos hecho, mayor será la tasa de descuento. Consecuentemente, este es el factor más relevante que afecta a la valoración de una startup. Es por ello, que tenemos que cuantificar de alguna manera la probabilidad de esos flujos de caja futuros se produzcan. Es decir, es el riesgo que implementaremos en la fórmula del WACC (cuánto más riesgo de que no se produzcan los retornos esperados o no se devuelva la deuda, mayor el coste tanto en la deuda como en el capital); haciendo que el valor del WACC aumente considerablemente y haciendo que el valor presente de los flujos de caja futuros sean mucho menor.

Nueva llamada a la acción

¿CÓMO LA APLICAMOS EN UNA VALORACIÓN?

Esta tasa corresponde al coste de los recursos financieros que utilizamos para hacer una inversión. Y, como hemos dicho, se emplea para traer a un valor actual un valor estimado en el futuro.

Ahora vamos a lo que nos interesa: queremos saber la valoración de una Startup dentro de, por ejemplo, 3 años.

Para poder estimar el valor actual, necesitamos tres importes:

  1. El valor futuro del activo: Es el valor futuro de los FCF (Flujos de caja libre) que generará la empresa; sumado del valor total del activo en cuestión (en este caso, la startup). Este valor es el denominado Terminal Value. Siguiendo el ejemplo, podemos establecer una valoración postmoney de una Startup dentro 3 años. Por ejemplo, 5 millones.
  2. Número de años que separan el valor actual y el futuro: En este caso, 3 años.
  3. La tasa de descuento: En una Startup, la rentabilidad puede llegar a ser bastante relevante, así como el riesgo de no lograrla. Por eso, las tasas de descuentos tienden a ser lo suficientemente altas debido alto riesgo que implican: no hay que poner menos del 35%. En nuestro ejemplo, pongamos un 40%.

Cuando ya tenemos estos 3 datos, podemos calcular el valor actual de la empresa con la siguiente fórmula:

Es decir, con lo que valdría mi startup hoy, suponiendo que se cumplieran los planes de conseguir en 3 años una valoración de 5.000.000€ y asumiendo una tasa de descuento del 50%, serían aproximadamente 1.481.480€.

Si la tasa de descuento fuese del 40%, es como decir que el riesgo implícito sería menor, y en este caso, como la valoración de la empresa no la hemos modificado, el valor presente de la misma es mayor, y por lo tanto la revalorización futura también será menor. Para que dentro de 3 años esa inversión menos rentable y menos arriesgada valiese lo mismo que la anterior más arriesgada (con una tasa de descuento del 50%), hoy tendrá que valer más dinero. Por lo tanto, una reducción de la tasa de descuento aumenta el valor actual de la Startup para una misma valoración futura.

De la misma manera, si alteramos el tiempo, por ejemplo, reduciéndolo 1 año, la valoración actual subiría. Esto es porqué tengo un activo que a igual riesgo que el primero (manteniendo la tasa de descuento al 50%) alcanzará los 5 millones de euros en un año menos.

Si quieres saber cómo crecer de manera eficiente y sin diluirte, te dejamos aquí un post para que encuentres las respuestas.

Nueva llamada a la acción

Cómo ha sido la inversión en startups este 2020

Todos hemos podido comprobar en nuestra propia piel. Con más o menos barreras ha sido un año difícil y extraño. Hemos tenido que adaptarnos a una nueva normalidad. Traducida al nivel de inversión en startups en 2020, ha supuesto muchos retos relacionados con la flexibilidad y agilidad de la compañía y su equipo.

CON LA TENDENCIA AL ALZA

Para el ecosistema emprendedor, en cambio, han habido cambios más prometedores. La inversión en startups del 2020 en España vuelve a sorprendernos con una subida de un 5,6% más que en el 2019. Esto supone más de 1.000M€ invertidos en startups en 304 operaciones diferentes. De forma que no solo se ha aumentado la cantidad invertida, si no también el reparto de estas inversiones. 

Cabe destacar el incremento de la participación de las corporaciones para la adquisición de startups (+63,2%). Esto es debido a la rapidez de respuesta que han presentado ante cambios bruscos sociales, como ha sido la pandemia. También se ha visto un mayor movimiento de operaciones gracias a la entrada de fondos extranjeros. Siendo unos 120M€ en el último cuatrimestre del año. Representando 47,4% de las operaciones en total.

Nueva llamada a la acción

CAMBIOS DE PARADIGMA

En cuanto a tendencia del sector en el que se invierte, a parte de los que ya encabezaban la lista el año anterior, como la Logística y Movilidad o las Fintech, se ha notado un incremento de otros sectores. Estos son los que se han visto beneficiados debido a esta situación. Como la ciberseguridad, la salud, el gaming o la educación. Por tendencia de tamaño, exceptuando casos puntuales, las operaciones de inversión siguen realizándose en fases Pre-seed o Seed.

Por otro lado, aunque Barcelona y Madrid siguen siendo de las primeras ciudades europeas con más proyección de futuro, han notado un descenso de un 12,5% y un 6,1% respectivamente. Pero no todo son malas noticias, este decrecimiento se ha visto compensado con el gran volumen de operaciones que se han realizado en la Comunidad Valenciana. Con un 55,1% más que el año anterior y en el resto del país, con un aumento del 158%. 

FELICIDADES A NUESTROS CLIENTES

Desde Upbizor, nos sentimos muy orgullosos de contar con una cartera de clientes que han sido partícipes de estas inversiones con los que hemos podido crecer juntos. Enhorabuena a todo el equipo de bnc10 (1,4M€), Prestalo (500K€), Picker (1,3M€), Naru Intelligence (1M€), Internxt (700K€), United Gamers (150K€), Kasaz (1,1M€), Baia Food (650K€), Kibus Petcare (350K€), SIARQ (246,5K€), Streamloots (4,73M€), APlanet (1,7M€), Nemuru (2,6M€), IOMED (2M€), Bnext (11M€), Yego (7M€), Payflow (1,6M€), MrNoow (150K€), Catevering (500K€), Genial.ly (4,4,M€), EthicHub (37K€), Aortyx (650K€), Factorial (15M€); y destacando la mayor inversión de este 2020 con Paack (44,64M€).

Recomendamos a las startups entender bien el proyecto que quieren llevar a cabo. Deben conocer sus necesidades financieras en cada momento. La clave para ser eficiente en capital (y de la inversión en startups) es saber para qué se está buscando la financiación. En Upbizor ofrecemos un servicio de consultoría externa con la idea de optimizar estos procesos para evitar la dilución.

Nueva llamada a la acción

Datos proporcionados por Startup Program. De la Fundación Bankinter y por ElReferente.

Qué condiciones mínimas requieren los productos bancarios

Después de conocer qué posibilidades tenemos y cómo podemos cubrir nuestras necesidades, es importante cumplir las condiciones mínimas que requieren los productos bancarios.

Debemos tener en cuenta que no todos los proyectos invertibles son financiables, y viceversa. El hecho que nuestra startup haya levantado una ronda de inversión, no significa que el banco nos dará dinero de inmediato, ya que primero tendremos que demostrar una serie de requisitos, empezando por definir nuestra necesidad financiera.

Si tenemos clara nuestra necesidad, podremos entender qué tipo de producto se adapta mejor a nuestro momento de caja, sin tener que recurrir a las garantías personales, un recurso muy común que utilizan los bancos para disminuir el riesgo con startups.

HABLAD EL MISMO IDIOMA

En primer lugar, y como ya hemos comentado, es importante hablar el mismo idioma que el banco. Eso significa ofrecerles una información clara y estructurada para que vean que hay coherencia en la financiación solicitada.

Teniendo en cuenta que una startups no tiene un gran histórico, el banco no puede obtener información en base a los ejercicios anteriores. También son conscientes que la mayoría de las startups presentan muy poca o nula facturación y pérdidas. Por ese motivo, para el análisis de una startup se centrará en evaluar el futuro del proyecto.  

En concreto, nos evaluaran todo lo relacionado con el proyecto; y eso incluye el equipo emprendedor, el modelo de ingreso, el producto, los clientes y el objetivo general de la empresa; entre otros factores. Esto es debido a que necesitan ver algo más que los 3.000€ de fondos propios. Ya nos lo decía Elena García, BStartup Advisor del Banco Sabadell, “Las ideas no se financian, los proyectos sí”.

Como emprendedores, debemos ser transparentes y explicar la realidad de la empresa. Es preferible comentarlo desde el principio, que no que lo encuentren con los mecanismos de rating internos.

También, debe haber una coherencia entre la financiación que se está pidiendo y la inversión que se ha realizado en la empresa. Es decir, entre los fondos propios actuales y la facturación actual o futura.

Nueva llamada a la acción

REQUISITOS MÍNIMOS

FONDOS PROPIOS NEGATIVOS

Siempre analizan caso por caso. Pero la principal barrera para acceder a esta financiación bancaria es tener los fondos propios negativos.

Aunque el balance muestra una foto financiera puntual y fija, un banco no podrá financiar nunca a una empresa con fondos propios negativos. Esto es debido a que, desde un punto de vista contable, esta empresa se encuentra en quiebra técnica.

Al final saben que son las pérdidas acumuladas que se han comido el capital puesto. Pero para el banco es necesario empezar con una nueva ronda. O situar a la empresa con otra foto.

Si el proyecto es consistente, no es necesaria la aportación de garantías personales. Sin embargo, hay momentos muy iniciales donde es inevitable que pidan garantías para avalar un préstamo a largo plazo. Con un alto riesgo para el banco.

LA CONFIANZA SE GANA

“Las prisas no gustan y menos si no conoces.”

También recomendamos no esperar a tener una necesidad de liquidez para llamar a la puerta de los bancos. Ya que la relación con estos se basa en la confianza generada. Como ya hemos comentado, ésta se construye gracias al trato personal con el gestor y con las cifras que presenta la empresa a través de los movimientos diarios.

Además, que una empresa no tenga riesgo con un banco no significa que sea cliente para el banco. Muchas startups han empezado a tener financiación bancaria ahora durante la pandemia, debido a que las rondas de financiación se han visto afectadas. Por eso, los bancos quieren acompañar a las empresas ya conocen y están tratando el día a día. Están dispuestos a apoyar a aquellas que están creciendo y necesitan más financiación.

Si ya conocemos qué condiciones mínimas requieren, solo falta planificar y estructurar tu foto financiera en coherencia con el producto financiero que cubrirá nuestra necesidad financiera.

Nueva llamada a la acción

Tips para levantar una ronda

Otra de las claves para financiar tu crecimiento sin perder equity, es saber cómo levantar una ronda de financiación eficientemente. Por eso, te dejamos unos tips para levantar una ronda. Para que el departamento financiero diseñe la mejor estrategia posible.

El tiempo, dentro de las rondas de financiación, es un instrumento de negociación que a veces puede ser utilizado en tu contra. Por eso, una de las grandes claves financiarte diluyéndote lo mínimo, es planificarla con tiempo.

ANTICÍPATE

Siempre recomendamos planificarla con 1 año de antelación. Esto es debido a que las rondas de financiación se basan mucho en la confianza. Por lo que es conviente que empieces a conversar con los posibles inversores lo antes posible. Es importante que te conozcan bien, tanto a ti, como al proyecto.

De la misma manera, aprovecha para estudiar bien estos posibles inversores. Ten claro que tesis de inversión tienen y que otras inversiones han realizado. Igual que te han de conocer bien, es vital también conocer bien a tu inversor. Habla con sus invertidas y conóce como trabajan.

TEN SUFICIENTE CAJA

Como comentamos en otro artículo, una de las claves para conseguir las mejores condiciones en la ronda es tener el suficiente runway para aguantar todo el proceso. Es decir, el runway también nos indica cuánto tiempo tienes para negociar la ronda. Si sabemos que levantarla suele tardar entre 3 y 6 meses, hemos de tener suficiente caja para poder mantener la empresa.

Si tienes un runway ajustado y te queda poca caja, significa que tienes poco tiempo y margen para negociar. Es importante encarar una ronda sin tener el “agua al cuello”. Para evitar aceptando unas malas condiciones y acabar cediendo más equity de la que podrías (y deberías).

Nueva llamada a la acción

TEN UNA VALORACIÓN SÓLIDA

De la misma manera, es importante que planifiques los objetivos de métricas a un año vista, y le pongas foco en cumplir estos objetivos. Esto es, al tener las métricas necesarias, nos permitirá tener una valoración sólida de nuestra empresa.

Dicho de otro modo, cuanta más sólida sea la valoración, mejores condiciones conseguirás y menor será la cesión de participaciones. Esto es, te financiarás diluyéndote lo mínimo.

Por ejemplo, si eres un SaaS (Software as a Service), la valoración de tu empresa será tu MRR (Monthly Recurrent Renvenue) x 12 x 10. Cuánto mayor sea tu ingreso recurrente mensual, mayor será tu valoración.

Por último pero no menos importante, es esencial negociar de manera adecuada las condiciones de la ronda. Asimismo, establecer un buen pacto de socios es diferencial: rodéate de un despacho especializado para poder ser eficiente.

En definitiva, tener una estrategia y un control de caja eficiente son claves, ya que esto nos permite actuar y tomar decisiones estratégicas para seguir creciendo. De ahí la importancia de tener un departamento financiero eficaz, ya que ellos te guiarán en cómo levantar una ronda de financiación eficientemente.

Nueva llamada a la acción