Tag: Emprendedores

7 cosas a tener en cuenta en la financiación FFF

A la hora de montar una start-up es necesario encontrar financiación para poder empezar a dar vida a tu negocio. Conseguirla mediante préstamos bancarios o inversión privada no suele ser opción en una fase de vida tan inicial. Por ello, la mayoría de startups recurren a la financiación FFF.

En capital riesgo (o Venture Capital), quizás has leído que el primer recurso que tiene el emprendedor para abrirse camino y lanzar su start-up es la fase de financiación FFF.

Estas siglas hacen referencia a las palabras inglesas Family, Friends and Fools, es decir, familia, amigos y “tontos o locos”. Aunque este último, dependiendo del proyecto, no tiene porqué ser una mala decisión. Es decir, hace referencia al círculo más cercano que da dinero al emprendedor para poder empezar el proyecto.

COSAS QUE HAS DE TENER EN CUENTA

Se ha de tener mucho cuidado ya que el riesgo de perder el dinero es muy alto, ya que nueve de cada diez startups no llegan a los tres años de vida. Por este motivo, es recomendable informar muy bien de esto y pedir sólo dinero que no necesiten.

A los inversores profesionales no les gusta eso, ya que puede provocar que la compañía esté demasiado repartida. Por eso, lo mejor es que todos estos socios minoritarios se sindicalicen y tengan un solo representante. De esta manera, de cara a estos inversores, sólo aparecerá un inversor minoritario. Por el otro lado y a nivel privado, ya se pacta cuantas participaciones tiene cada uno.

El emprendedor tiene la obligación de que este dinero sea gestionado de una manera adecuada y eficiente. El objetivo es sobrevivir, con lo que es necesario una planificar este dinero para validar el modelo de negocio.

De la misma manera, es importante que el emprendedor sea transparente con los inversores, y les vaya comunicando que avances se van produciendo y el estado de la empresa.

También, es interesante puntualizar que es importante saber escoger a quién pedir dinero. Habrá inversores que te ayudarán y guiarán a lo largo del proyecto; otros que querrán ser activos en la gestión. Siempre es interesante tener un inversor con conocimiento de la industria o uno que ya ha invertido previamente en otra start-up.

Nueva llamada a la acción

BENEFICIOS

Uno de los principales beneficios de la fase de financiación FFF de la start-up es que:

  • No existen plazos ni intereses: Estas aportaciones que hacen el círculo más cercano no busca obtener un beneficio económico de su aportación, por lo que no solicitarán intereses ni plazos rígidos. Es más, ya aportan el capital sabiendo que muy probablemente sea a fondo perdido.
  • Fácil de convencer: Como hemos mencionado antes, es bastante fácil de conseguir ya que el vínculo emocional es la principal razón que lleva estos inversores a aportar a la nueva empresa, a pesar de todo el riesgo que conlleva. Es decir, no suele haber una valoración excesivamente exhaustiva.
  • Suelen ser independientes: Como no buscan beneficio económico, suelen ser independientes a la toma de decisiones. Otros inversores se involucran, pero como los que forman la financiación FFF solo quieren ayudarte, no querrán tener control sobre la empresa.

CONTRAS

  • Fracaso Empresarial: Como bien hemos dicho antes, nueve de cada diez startups fracasan en los primeros 3 años. Esa falta de juicio a la hora de invertir puede hacernos invertir en un proyecto que no va a prosperar.
  • Obstáculos en la toma de decisiones: Aunque no suele ocurrir, algunos inversores pueden tener la intención de ayudar. Este puede intentar colaborar en la toma de decisiones dificultando esta misma.
  • Inversiones pequeñas: Quizás es un capital fácil de acceder, pero las cantidades que recibimos son de pequeñas cuantías. Eso significa que nos permitirá empezar, no no avanzar mucho más.
  • Perder la relación: Hay un riesgo de poner fin a la relación entre la persona de confianza y el emprendedor. Desgraciadamente, mezclar amistad y negocios puede tener consecuencias irreparables, siendo probable que esta relación se termine. Por eso es importante mantener una comunicación abierta y transparente con nuestros inversores para evitar estas situaciones.

Por lo tanto, la financiación FFF es necesaria para arrancar en la mayoría de casos, pero hay que ser conscientes de los riesgos que tienen.

Si quieres más información sobre la actualidad de Venture Capital, no pierdas nuestro post sobre qué has de tener en cuenta para invertir durante el COVID-19.

Nueva llamada a la acción

CASO DE ÉXITO: Vitruve (Speed4Lifts)

“Realmente el obstáculo es el camino”. Muchas veces es complicado, pero miras atrás y, por muy mal que me vaya, todo esto que ya he recorrido me ha traído donde estoy. Esos problemas son sabidurías que ya tengo.  – Oscar Repiso, CEO y Co-Founder de Vitruve 

No puedes mejorar lo que no puedes medir. Todos los deportistas entrenan la fuerza para mejorar en su deporte. Hay un dispositivo que calcula el espacio y el tiempo invertido en un movimiento de carga externa. No obstante, no existe una herramienta eficiente para el correcto entrenamiento y seguimiento del rendimiento de los atletas. Y los pocos que se pueden encontrar en el mercado son excesivamente caros. Vitruve (antes Speed4Lifts) ayuda a los entrenadores con una herramienta validada científicamente, asequible y fácil de usar.

Vemos el futuro digitalizando el gimnasio, llevamos entrenando como hace 100 años y ya es hora de que cambie.

Los fundadores Oscar e Iker son dos amigos amantes del deporte que impulsaron en 2016 un prototipo en una caja de zapatos. Aunque era un modelo muy rudimentario, todos sus conocidos pidieron una versión del producto. Y así fue como impulsaron la fabricación de éste en 3D y mejoraron el desarrollo del software para el móvil. El proyecto se inició desde lo más bajo. En la casa de la abuela de uno de ellos y, poco a poco fue creciendo.

En abril 2017 el equipo de Vitruve contaba con un dispositivo más sofisticado que el anterior acompañado de una app para Android. Aunque el producto aún no era perfecto, a las pocas semanas contaban con más de 200 pedidos. Dieron un paso adelante y compartieron contenido visual e información en Instagram para ver como se comportaría el producto en el mercado, se trasladaron a un garaje y con una jornada duplicada de trabajo consiguieron abastecer la demanda.

Hoy en día estamos descubriendo mucho sobre nuestro mercado que no sabíamos.

Aunque el prototipo no era perfecto y presentaba fallos, los chicos no se rindieron, hablaron con cada cliente y con este feedback mejoraron el producto.

La mayor dificultad, la inexperiencia. No sabíamos de negocios; éramos ingenieros y nos ha tocado estudiar mucho: libros, hablar con gente, ir a eventos, cursos…

Si quieres conocer más casos de éxito, puedes ver como han financiado su crecimiento en nuestros casos prácticos.

Nueva llamada a la acción