Tag: Financiación Barcelona

Conseguir financiación sin aval

Una duda frecuente entre los emprendedores cuando ven la necesidad de liquidez es cómo conseguir financiación sin aval. Cuando necesitamos este dinero para empezar, desarrollar o consolidar nuestro negocio, no sabemos bien por empezar.

Como bien es sabido, las entidades bancarias suelen exigir unas condiciones bastante rígidas a la hora de conceder algún crédito. Una de estas, suele ser que te pidan garantías; es decir, un aval para garantizar que se cumpla con la obligación del crédito. Por este motivo, muchas operaciones acaban sin hacerse.

Aun así, hay muchas alternativas con menos requisitos y con mayor flexibilidad; existen más opciones de acceder a una operación de crédito sin la necesidad de ninguna garantía adicional.

MICROCRÉDITOS

Esta alternativa nos la ofrecen diferentes entidades: tanto las bancarias como financieras, así como también algunos organismos oficiales. Estos tipos de microcréditos tienen condiciones especiales como la ausencia de comisiones, flexibilidad en los plazos, tipos de interés reducidos…

Para acceder a ellos, hay que fijarse en las condiciones, requisitos y perfil de proyecto que exigen. Esto es porqué la entidad quién estudiará nuestra viabilidad y capacidad de devolución.

Si bien es cierto que en los últimos años se han reducido este tipo de operaciones, la clave está en ofrecer un buen plan de negocio que demuestre la viabilidad y el potencial del proyecto.

AYUDAS Y SUBVENCIONES ESTATALES

Esta opción cubre todos los programas tanto a nivel nacional como de nuestra Comunidad Autónoma. Éstas ofrecen ayudas y facilidades para financiar el crecimiento de nuestro proyecto.  Este tipo de créditos suelen tener buenas condiciones y ausencia de avales; razón por la que muchos emprendedores buscan este tipo de financiación.

Como siempre recomendamos, si optamos por esta opción, que nos informemos acerca de las ayudas y de las subvenciones para ver si encajan con nuestro proyecto.

CROWDFUNDING

Otra alternativa son las plataformas web de Crowdfunding. Este tipo de plataformas te permite gestionar una campaña de captación de fondos para nuestros productos. Por ejemplo, Kickstarter ayuda a financiar diferentes proyectos antes de lanzarlos al mercado.

La misma web te permite gestionar todo: los objetivos del proyecto, los principios, la cantidad que buscas para conseguirlo y ofrecer recompensas a quienes decidan apoyar.

Lo bueno de este sector es el crecimiento internacional que está experimentando y la especialización en los diferentes sectores que hay; ya que se pueden encontrar todo tipo de proyectos creativos.

Siempre decimos que es importante valorar cuál es la mejor manera de conseguir financiación sin aval. Encontrar la mejor manera para solventar eficientemente la necesidad que se tiene es esencial para tu salud financiera.

Qué producto bancario escoger

Una vez que ya sabemos que la financiación bancaria puede ser para las startups, hemos de analizar nuestras necesidades y momento de caja para saber qué producto bancario escoger para ayudarnos a resolver nuestras necesidades.

¿QUÉ BUSCAS?

En este punto, hay que diferenciar entre inversión y financiación. Pese a que los dos conceptos suponen un recurso financiero para la empresa, el objetivo de cada uno es diferente. No es lo mismo el capital que entra en forma de equity, con un inversor detrás con vistas a recuperar su dinero a largo plazo con un multiplicador; que el dinero que presta un banco, cuyo objetivo principal es que este sea devuelto con un interés. Es decir, mientras que el inversor se centra en el multiplicador, el banco se centra en la devolución del dinero.

Una vez sepas que buscas, podrás seleccionar que productos te pueden ir mejor para ti. Desde Upbizor, nos centramos en financiar el crecimiento; es decir, siempre recomendamos ir al banco a buscar financiación no dilutiva.

CONÓCETE

Otro concepto clave para entender cuándo puede entrar un banco a ayudarme en mis finanzas y con qué producto, es entendiendo en qué momento de caja se encuentra la startup.

Si partimos desde la curva inicial del ciclo de caja (también conocida como el “valle de la muerte”), entenderemos que el inicio debe ser financiado por las FFF (Family, Friends, Fools) complementadas por una cuarta, los Founders. El banco necesita unos mínimos para acceder a darte la financiación.

De la misma manera, dependiendo del destino de la financiación, la forma de devolución y el conocimiento que tiene el banco del proyecto, deberemos tomar un producto bancario y otro.

 “Los bancos quieren entender de donde viene la startup y hacia dónde va.”

Como bien comentamos, no supone el mismo riesgo para el banco un producto a largo plazo, relacionado con una inversión que va a generar un retorno en un tiempo, que un producto a corto plazo, que ayudará a mejorar las necesidades de liquidez que pueda tener la startup en su día a día.

 Es simple: gracias a que el banco puede seguir las operaciones de la empresa, el riesgo es menor.

QUÉ PRODUCTO BANCARIO ESCOGER

Dicho esto, es importante conocer los diferentes productos financieros que nos pueden ofrecer los bancos.

Operativa de la empresa

Para financiar el día a día de la empresa, existen las siguientes líneas:

  • Tarjeta de crédito: La cuenta de crédito nos permite solucionar los problemas de liquidez más inmediatas. Se recomienda utilizarlo para solucionar necesidades puntuales y específicas, pero no para financiar bien material o mobiliario, como comprar un vehículo o local comercial (existen otras alternativas de financiación más adecuadas).
  • Líneas de crédito: Es una de las cuentas de crédito más utilizada. Son unas líneas de circulante que autorizan una cantidad de dinero para que se pueda usar para el gap entre cobro y pago que tenga una empresa o para pagar gastos comunes, como los pagos de nóminas o proveedores, entre otros

Proyecto de inversión

  • Préstamo a largo plazo: Este instrumento es un tipo de crédito que ha de devolverse en más de un año y, dependiendo de las características, se suele requerir un aval. Hay algunas líneas que están avaladas por instituciones públicas, como la línea ICO Inversión. Por ese motivo, son líneas que  solemos recomendar ya que son de gran ayuda para las startups. Si queréis más información, la podéis encontrar aquí.
  • Factoring: Es un instrumento del corto plazo, y va dirigido a cualquier empresa. Este instrumento te permite adelantar el efectivo de tus facturas, y así obtener liquidez. Es decir, tú contratas este instrumento con la empresa factor, y ellos te adelantan la deuda de tu cliente. A partir de entonces, la empresa factor gestiona toda la operación de cobro. El contrato entre el cedente y la compañía factor se realiza gracias a una evaluación, que determinará el límite máximo de crédito y el precio del servicio.
  • Confirming: Es la misma función que el factoring, pero para proveedores. Esta financiación a corto plazo está basado en la gestión de los pagos de una empresa cliente a sus proveedores. Es decir, esta herramienta permite al proveedor la posibilidad de cobrar facturas de manera anticipada.
  • Leasing: Es un contrato mediante el cual una empresa le cede a otra el uso de un bien mueble o inmueble durante un período de tiempo determinado a cambio de unas cuotas periódicas. Al final del contrato, hay la opción de compra del bien en cuestión.
  • Renting: Es un contrato de alquiler a largo plazo sin la posibilidad de adquirir ese bien al final del contrato. A cambio de unas cuotas mensuales, puedes utilizar un bien (como vehículos o equipos informáticos) además de una serie de servicios. Si eres autónomo, te podrás deducir hasta el 100% de estos importen en tu declaración del IRPF.
  • Internacional: También se ha de valorar las condiciones de las transferencias internacionales que surgen gracias a la importación o exportación de la empresa. Los bancos permiten que sean rápidas, seguras y a un interés bajo.
  • Pasarelas de pagos (o TPV Virtual, es decir, Terminal Punto de Venta Virtual): Es la forma de pago que implementan todos los comercios digitales, es decir, proporciona el servicio de pago telemático al cliente a través de internet. Por lo tanto, las pasarelas de pago es el dispositivo y tecnología que ayudan en la gestión de las ventas de un comercio.

Si te has quedado con alguna duda, puedes contactar con alguno de nuestro asesores para saber qué producto bancario escoger. Es clave tener una buena planificación financiera para ser lo más eficiente posible; y de esta manera llegar a la cima con la mínima dilución posible.

La financiación bancaria también es para startups

Pese a que muchas empresas descarten esta opción, la financiación bancaria también es para financiación para startups. Los bancos pueden ser un buen aliado para financiar tu empresa en fases iniciales y asegurar así el desarrollo de tu proyecto evitando la dilución y la llegada a la cima de la mejor manera posible.

CÉNTRATE EN LO QUE NECESITAS

La financiación bancaria es una alternativa a la financiación pública, con grandes beneficios para los start-ups. Y no solo por la rapidez de estos, sino que te permite financiarte a corto plazo sin perder equity.

Uno de los primeros frenos de solicitar financiación bancaria (y de los principales pains) es que las entidades bancarias te pidan avales para acceder a la financiación. Aun así, existen algunos instrumentos bancarios que te pueden financiar la caja sin la necesidad de este.

También es importante que financies el “pan con pan y el jamón con jamón”, y no mezclar conceptos. Es decir, jamás financies el circulante de tu empresa con equity o con deuda a largo plazo utilizando, por ejemplo, un préstamo ENISA. Eso sería gastar unos valiosos recursos de forma poco efectiva.

Por este motivo, has de centrarte en los instrumentos que ofrecen los bancos que te permiten financiar el circulante. Estos son, por ejemplo, las pólizas de crédito, el renting, factoring, los leasing… Estos instrumentos nos permiten financiar el impass de la caja operativa.

CONOCE AL BANCO

Una vez identificado las necesidades, hemos de convencer a la entidad que nos financie. Debemos tener en cuenta que no todos los bancos asumen el riesgo de trabajar con start-ups, de modo que debemos saber cuáles tienen una visión más “startupera”.

La mayoría de las veces, la relación con éstos se basa en la confianza generada. Es decir, esta confianza es generada por el trato con el gestor; tanto a nivel personal como a nivel de cifras, a través de los movimientos diarios que salen del día a día. Hablar en el mismo idioma y con el gestor que toca puede ser determinante en ciertos casos.

“Los bancos quieren entender de donde viene la startup y hacia dónde va.”

Hemos de entender que no supone el mismo riesgo para el banco un producto a largo plazo, relacionado con una inversión que va a generar un retorno; que un producto a corto plazo, que ayudará a mejorar las necesidades de liquidez que pueda tener la start-up en su día a día.

Gracias a que el banco puede seguir las operaciones de la empresa, el riesgo es menor para éste.

HABLA EL MISMO IDIOMA

Los bancos son conscientes que la mayoría de las start-ups presentan muy poca o nula facturación y pérdidas. Por eso, es importante presentar un balance bien estructurado. Debe haber una coherencia entre la financiación que se está pidiendo y la inversión que se ha realizado en la empresa. Es decir, los fondos propios actuales y la facturación actual o futura.

AHORA, TEN LOS REQUISITOS MÍNIMOS

Hay entidades que son conscientes de la situación financiera en la que se encuentran las start-ups. Pero, pese a saber el riesgo que conllevan, necesitan unos requisitos mínimos para poder dar esta financiación.

“Los fondos propios negativos son una barrera de entrada a la financiación bancaria.”

La primera y principal condición es tener los fondos propios positivos.

Aunque el balance y la cuenta de resultados del año en curso muestran una foto financiera puntual y variable a medida que avanza el año; un banco no podrá financiar nunca a una empresa con fondos propios negativos. Esto es debido a que, desde un punto de vista contable, esta empresa se encuentra en quiebra técnica.

“El sobreendeudamiento puede complicar el crecimiento de las empresas.”

Como una start-up no tiene un gran histórico, el banco no puede obtener información en base a los ejercicios anteriores. Por ese motivo, para el análisis de una start-up nos centraremos en evaluar el futuro del proyecto.

En concreto, nos evaluaran todo lo relacionado con el proyecto empresarial. Se centran en el equipo emprendedor, el modelo de ingreso, el producto, los clientes y el objetivo general de la empresa, entre otros factores. Como emprendedores, debemos ser transparentes y explicar la realidad de la empresa. Es preferible comentarlo desde el principio, que no que lo encuentren con los mecanismos de rating internos.

Finalmente, si queremos ampliar el pool bancario, debemos tener una estrategia lógica y prudente basada en la estructura del balance para evitar el sobre-endeudamiento. Tener un buen control financiero de nuestra caja y venir referenciado por empresas como Upbizor, puede beneficiar la apertura de nuevos bancos. De esta manera no solo accedes a otras entidades, sino que te facilita el dibujo de la estrategia de financiación.

Por lo tanto, la financiación bancaria también es para startups para cumplir el objetivo final de potenciar el crecimiento de la empresa sin sobre-endeudarse y defendiendo la equity.

Cómo autofinanciarte con el ciclo de caja

Hay muchas opciones para poder cubrir la necesidad de subvencionar tu proyecto, pero hay ciertas medidas que puedes tomar para autofinanciarte con el ciclo de caja y, de esta manera, no ceder propiedad. Una de las claves es acortarlo. Si lo controlas, no sólo serás más eficiente, sino que reducirás tu necesidad de financiación y preverás mejor tu crecimiento.

Más allá de cobrar tarde y pagar pronto, hay otros elementos que nos obligan a necesitar financiación. El éxito está en evitar tener grandes cantidades de stock, tener proceso productivo muy lento, o tener tu ciclo de venta muy largo.

ACORTA EL PROCESO PRODUCTIVO Y EL CICLO DE VENTA

El ciclo de caja nos permite medir cuanto tiempo tardan tus inversiones en convertirse en ventas e ingresos. Dentro de este tiempo incluye el mover inventario, cobrar y pagar deudas. Por eso, saber el ciclo de caja nos permite medir objetivamente la calidad y efectividad de las operaciones y la gestión.

Has de intentar ser más eficiente y acortar el proceso productivo y el ciclo de venta. De esta manera, no solo tendrás más capital disponible para autofinanciarte, sino reducirás costes y podrás aumentar los márgenes de ganancia.

AUTOFINANCIARTE CON EL CICLO DE CAJA

Una de las situaciones que se puede dar (y no excepcionalmente) es que la empresa A no pague en el momento. Esto nos obliga a que nosotros tengamos que asumir esta falta de recursos para los gastos corrientes. Es decir, cuantos menos días tardes en recuperar el dinero invertido, mayor será tu capital disponible en el corto plazo.

Por este motivo, es importante que ajustes el ciclo de caja e intentes cobrar lo antes posible y pagar más tarde. Así, tienes margen para cubrir cualquier gasto que pueda ocurrir. Insistimos en la importancia de acortarlo ya que nos permite saber cuánto capital tengo para utilizarlo para crecer. Es decir, cuanta más disponibilidad de dinero tenga, podré invertir este en mi crecimiento.

Por eso es importante saber cómo autofinanciarte con el ciclo de caja. No sólo controlas un indicador del desarrollo futuro y operaciones eficientes; sino que mejoras tu proceso productivo, y tienes caja para poderlo invertir en tu desarrollo.