Tag: financiación de pymes

Líneas de financiación del Banco Europeo de Inversión (BEI)

El Banco Europeo de Inversión (BEI) concede financiación para proyectos que contribuyan a lograr los objetivos de la Unión Europea, tanto dentro como fuera de ella, sus principales objetivos son:

  • impulsar el potencial de crecimiento y empleo de Europa
  • apoyar las medidas para mitigar el cambio climático
  • fomentar las políticas de la Unión Europea en otros países

El banco de la UE se financia en los mercados de capital y concede préstamos en condiciones favorables para proyectos que contribuyan a los objetivos de la UE. Ofrece tres tipos principales de financiación:

  • Préstamos: cerca del 90% de su compromiso financiero total. El Banco ofrece créditos a clientes de todo tipo para apoyar el crecimiento y el empleo, que suele contribuir a atraer otros inversores.
  • Financiación combinada: permite a los clientes combinar la financiación del BEI con otras inversiones.
  • Asesoramiento y asistencia técnica: lograr la máxima rentabilidad.

Para créditos con montos superiores a los 25 millones de euros, se deben tramitar las solicitudes directamente con el BEI. Para préstamos de menor cuantía, se abren líneas de crédito a las instituciones financieras que, a su vez, prestan el dinero a los acreedores.

Hay una línea BEI destinada a pequeñas y medianas empresas con menos de 250 trabajadores, facturación inferior a 50 millones o un balance que no supere los 43 millones en España que necesiten:

  • Adquirir, renovar, o ampliar activos tangibles que no sean terrenos
  • Inversión en activos intangibles
  • Sucesión intergeneracional o cesión de empresa a miembros del personal
  • Circulante a medio o largo plazo
  • Proyectos de expansión o penetración a nuevos mercados
  • Desarrollo de productos

Los préstamos tienen un importe máximo de 12.5 millones de euros por proyecto y no aplican a este tipo de financiación empresas que desarrollen actividades de producciones militares, promociones inmobiliarias, juegos de azar, producción y comercialización de tabaco, operaciones puramente financieras, agricultura, ganadería y pesca. Tiene modalidad de préstamo o leasing y el plazo es flexible de acuerdo a la entidad que lo conceda con un máximo de 12 años.

El estado del Venture Capital en España
El pasado 29 de marzo se presentó el informe de Webcapitalriesgo “Madurez del Venture Capital en España” un análisis profundo del ecosistema Venture Capital, que repasa los cambios en este sector de inversión durante los últimos años en España.
El Venture Capital ha experimentado un gran cambio en los últimos años en España. Más allá de laextraordinaria cifra invertida en 2015, en los últimos ejercicios se ha producido un salto cualitativo que ha elevado notablemente esta actividad financiera.
Uno de los principales cambios que ha experimentado el ecosistema inversor, ha sido laentrada de inversores internacionales, cuya cifra se quintuplicó en los últimos 5 años. Además de los nuevos fondos inyectados al tejido empresarial.
Otro factor transformador han sido los casos de éxito logrados por varias empresas del sector tecnológico: eDreams, Privalia, Social Point, Idealista.com, Softonic, Ticketbis, MásMóvil, Oryzon Genomics, BlaBlaCar, Trovit, La Nevera Roja, Akamon, Olapic y Habitissimo. Estas empresas recibieron financiación de business angels, fondos de capital semilla, Venture Capital, Private Equity y organismos públicos como Enisa o CDTI. El dinamismo del sector hace esperar varios “exits” en el futuro próximo tales cómo: AllenVault, Cabify, Carto, CornerJob, Kantox, Letgo, Peer Transfer, Scytl, Wallapop, 21Buttons, Verse y Monkimun.
De todas formas, varios son los retos que debe superar el sector. El más importante es dar rentabilidad a los inversores de fondos de capital riesgo, este hecho permitirá cerrar el círculo de inversión / desinversión.
Otro factor a mejorar es la adquisición de empresas tecnológicas por parte de empresas del IBEX 35, actualmente las adquisiciones se producen a través de empresas extranjeras. Finalmente, la no existencia de una bolsa europea tecnológica como el NASDAQ, no permite IPOs de empresas del continente, frenando potenciales salidas de inversores del sector.