Tag: Financiación pequeñas empresas

Bootstrap: ser eficiente en capital

Ser eficiente en capital significa que las empresas necesitan poco (¡o nada!) de capital de sus inversores para conseguir mucha facturación y ser rentables. Por lo tanto, estas empresas consiguen que la caja operativa financie la caja de inversión, autofinanciándose el crecimiento. Aquí te presentamos las claves para ser Bootstrap y así crecer sin ceder equity.

CLAVES PARA AUTOFINANCIARTE

En primer lugar, al inicio del proyecto cuando la valoración es muy baja, es mejor no adquirir demasiados activos para desarrollar el negocio: los activos en un balance nos obligan a financiarlos con su respectivo pasivo.

¿La razón? Al inicio has de testear la demanda del mercado (el producto-market-fit). Imagina que tienes en mente montar empresa que distribuye fruta a oficinas. No compres una nave industrial al principio, ni una cámara frigorífica; empieza comprando fruta en una frutería y envíala a potenciales clientes.

Imagina que no tiene éxito, y es mejor enviar café a las oficinas: habrías hecho una gran inversión al comprar la nave industrial, la cámara frigorífica, etc. Para descubrir que no había mercado. En este caso, habrías cedido propiedad sin ninguna necesidad.

Por lo tanto, antes que hacer grandes inversiones, asegura la viabilidad del proyecto, aunque sea a costa de castigar los márgenes de tu cuenta de resultados. Es fundamental que seas completamente Lean en los inicios.

ESCUCHA AL MERCADO

Si quieres financiar tu crecimiento con la caja operativa de la empresa, es lo mismo que decir que tus clientes te financien este crecimiento. Ellos son la clave de tu negocio, con lo que su feedback es extremadamente valioso.

Aunque ya tengas la viabilidad del proyecto, es importante que les escuches y sigas el rastro de sus decisiones: te servirán de guía para marcar el rumbo de la empresa.

EL RETO DE GESTIONAR LA CAJA

La intención es hacer que la caja operativa de la empresa financie la caja de inversión, es decir, conseguir que tus clientes te financien el crecimiento. Por lo tanto, es necesario tener una buena gestión de los flujos de entrada y de salida de caja.

Usa presupuestos, y no dejes ningún euro fuera de tu control. Pese a que sea muy inicial el proyecto, pon orden a tus finanzas; ya que, no sólo serás más eficiente, sino que te permitirá tener un crecimiento más sólido y poder ser rentable.

Ser Bootstrap no sólo hace que mantengas la propiedad en todo momento, sino que evita endeudamientos y permite que la empresa crezca de forma ordenada. Todo el dinero que entre se invertirá de manera inteligente y meditada.

Si sigues estas claves para ser Bootstrap, es decir, ser eficiente en capital, podrás autofinanciarte tu crecimiento hasta llegar a ser rentable.

Cómo autofinanciarte con el ciclo de caja

Hay muchas opciones para poder cubrir la necesidad de subvencionar tu proyecto, pero hay ciertas medidas que puedes tomar para autofinanciarte con el ciclo de caja y, de esta manera, no ceder propiedad. Una de las claves es acortarlo. Si lo controlas, no sólo serás más eficiente, sino que reducirás tu necesidad de financiación y preverás mejor tu crecimiento.

Más allá de cobrar tarde y pagar pronto, hay otros elementos que nos obligan a necesitar financiación. El éxito está en evitar tener grandes cantidades de stock, tener proceso productivo muy lento, o tener tu ciclo de venta muy largo.

ACORTA EL PROCESO PRODUCTIVO Y EL CICLO DE VENTA

El ciclo de caja nos permite medir cuanto tiempo tardan tus inversiones en convertirse en ventas e ingresos. Dentro de este tiempo incluye el mover inventario, cobrar y pagar deudas. Por eso, saber el ciclo de caja nos permite medir objetivamente la calidad y efectividad de las operaciones y la gestión.

Has de intentar ser más eficiente y acortar el proceso productivo y el ciclo de venta. De esta manera, no solo tendrás más capital disponible para autofinanciarte, sino reducirás costes y podrás aumentar los márgenes de ganancia.

AUTOFINANCIARTE CON EL CICLO DE CAJA

Una de las situaciones que se puede dar (y no excepcionalmente) es que la empresa A no pague en el momento. Esto nos obliga a que nosotros tengamos que asumir esta falta de recursos para los gastos corrientes. Es decir, cuantos menos días tardes en recuperar el dinero invertido, mayor será tu capital disponible en el corto plazo.

Por este motivo, es importante que ajustes el ciclo de caja e intentes cobrar lo antes posible y pagar más tarde. Así, tienes margen para cubrir cualquier gasto que pueda ocurrir. Insistimos en la importancia de acortarlo ya que nos permite saber cuánto capital tengo para utilizarlo para crecer. Es decir, cuanta más disponibilidad de dinero tenga, podré invertir este en mi crecimiento.

Por eso es importante saber cómo autofinanciarte con el ciclo de caja. No sólo controlas un indicador del desarrollo futuro y operaciones eficientes; sino que mejoras tu proceso productivo, y tienes caja para poderlo invertir en tu desarrollo.

Pon orden a tus finanzas

El primer paso para poder tomar una decisión es saber y entender qué necesidades y caminos quiere tomar una empresa. Por eso, aunque no te puedas permitir el fichaje de un CFO en tu equipo emprendedor, como consultores siempre recomendamos lo mismo: “Pon orden a tus finanzas y contrata un CFO Externo”.

Si se entienden de antemano las necesidades que se tendrán, los negocios pueden cubrir sus riesgos y evitar que ni el crecimiento de la empresa ni su supervivencia se vean afectados.

Cash is king

No nos cansaremos de insistir en la importancia de llevar las cuentas al día. Tener la caja perfectamente conciliada y proyectada al menos a 18 meses vista en base a varios escenarios es vital. Es relativamente fácil que al inicio las startups tengan los costes altos y los ingresos más bien bajos y acaben gastando todo el capital inicial antes de que se establezcan en el mercado. De ahí la importancia de gestionar bien el Cash Flow.

Por eso siempre hay la gran pregunta: ¿Cuánta caja he de tener? No es recomendable disponer de más de la caja suficiente, ni tampoco que la empresa se encuentre con tensiones de tesorería. Por este motivo, el equilibrio de una caja perfectamente conciliada es delicado.

El CFO gestiona estos gastos y la caja, y se asegura que la compañía es solvente en los primeros años. No es ningún secreto: tu proyecto existirá si dispone de suficiente gasolina

Pon orden y planifica tus finanzas

La estrategia financiera de una empresa jamás puede venir gobernada por las urgencias de su caja. Por eso, para poder tener una salud financiera sana, pon orden a tus finanzas mediante una planificación adecuada. 

Contrata un CFO externo para que te ayude a organizar el futuro crecimiento de la empresa; y de esta manera asegura disponer del tiempo suficiente para planificar la financiación de tu proyecto.

Contratar a esta figura puede ser una solución eficiente: aporta valor y experiencia; te ayuda a gestionar la aceleración y las operaciones; y te ayuda a escalar el negocio a los cambios que necesita. De ahí la gran importancia de poner orden a tus finanzas: Puede ser una pieza diferencial para el desarrollo adecuado de tu empresa.