Tag: financiación startup

Si eres una start-up, debes saber lo que significa FFF

A la hora de montar una start-up es necesario encontrar financiación para poder empezar a dar vida a tu negocio. Conseguirla mediante préstamos bancarios o inversión privada no suele ser opción en una fase de vida tan inicial.

En capital riesgo (o Venture Capital), quizás has leído que el primer recurso que tiene el emprendedor para abrirse camino y lanzar su start-up es la fase de financiación FFF.

Estas siglas hacen referencia a las palabras inglesas Family, Friends and Fools, es decir, familia, amigos y “tontos o locos”. Aunque este último, dependiendo del proyecto, no tiene porqué ser una mala decisión. Es decir, hace referencia al círculo más cercano que da dinero al emprendedor para poder empezar el proyecto.

COSAS QUE HAS DE TENER EN CUENTA

Se ha de tener mucho cuidado ya que el riesgo de perder el dinero es muy alto, ya que nueve de cada diez startups no llegan a los tres años de vida. Por este motivo, es recomendable informar muy bien de esto y pedir sólo dinero que no necesiten.

A los inversores profesionales no les gusta eso, ya que puede provocar que la compañía esté demasiado repartida. Por eso, lo mejor es que todos estos socios minoritarios se sindicalicen y tengan un solo representante. De esta manera, de cara a estos inversores, sólo aparecerá un inversor minoritario. Por el otro lado y a nivel privado, ya se pacta cuantas participaciones tiene cada uno.

El emprendedor tiene la obligación de que este dinero sea gestionado de una manera adecuada y eficiente. El objetivo es sobrevivir, con lo que es necesario una planificar este dinero para validar el modelo de negocio.

De la misma manera, es importante que el emprendedor sea transparente con los inversores, y les vaya comunicando que avances se van produciendo y el estado de la empresa.

También, es interesante puntualizar que es importante saber escoger a quién pedir dinero. Habrá inversores que te ayudarán y guiarán a lo largo del proyecto; otros que querrán ser activos en la gestión. Siempre es interesante tener un inversor con conocimiento de la industria o uno que ya ha invertido previamente en otra start-up.

BENEFICIOS

Uno de los principales beneficios de la fase de financiación FFF de la start-up es que:

  • No existen plazos ni intereses: Estas aportaciones que hacen el círculo más cercano no busca obtener un beneficio económico de su aportación, por lo que no solicitarán intereses ni plazos rígidos. Es más, ya aportan el capital sabiendo que muy probablemente sea a fondo perdido.
  • Fácil de convencer: Como hemos mencionado antes, es bastante fácil de conseguir ya que el vínculo emocional es la principal razón que lleva estos inversores a aportar a la nueva empresa, a pesar de todo el riesgo que conlleva. Es decir, no suele haber una valoración excesivamente exhaustiva.
  • Suelen ser independientes: Como no buscan beneficio económico, suelen ser independientes a la toma de decisiones. Otros inversores se involucran, pero como los FFF solo quieren ayudarte, no querrán tener control sobre la empresa.
CONTRAS
  • Fracaso Empresarial: Como bien hemos dicho antes, nueve de cada diez startups fracasan en los primeros 3 años. Esa falta de juicio a la hora de invertir puede hacernos invertir en un proyecto que no va a prosperar.
  • Obstáculos en la toma de decisiones: Aunque no suele ocurrir, algunos inversores pueden tener la intención de ayudar. Este puede intentar colaborar en la toma de decisiones dificultando esta misma.
  • Inversiones pequeñas: Quizás es un capital fácil de acceder, pero las cantidades que recibimos son de pequeñas cuantías. Eso significa que nos permitirá empezar, no no avanzar mucho más.
  • Perder la relación: Hay un riesgo de poner fin a la relación entre la persona de confianza y el emprendedor. Desgraciadamente, mezclar amistad y negocios puede tener consecuencias irreparables, siendo probable que esta relación se termine. Por eso es importante mantener una comunicación abierta y transparente con nuestros inversores para evitar estas situaciones.

Si quieres más información sobre la actualidad de Venture Capital, no pierdas nuestro post sobre qué has de tener en cuenta para invertir durante el COVID-19.

Factores que hacen invertible una startup
Antes de buscar un inversor, el emprendedor debe tener en cuenta que a la hora de buscar financiación, los inversores son solo una posibilidad. La principal fuente de financiación de todo proyecto tienen que ser los clientes, para esto, existen fórmulas tales como el pago adelantado, la suscripción por un periodo de tiempo, el modelo de escasez, operar como una plaza de mercado o convertir un servicio en producto.
 
A estos modelos se les denominan “bootstrapping” y consisten en poner en marcha el proyecto con recursos propios. La ventaja de este tipo de modelos es que permiten enfocarse en escuchar lo que el cliente necesita y de esta manera, perfeccionar su producto y su modelo de negocio, además de recurrir a inversores en el momento en el que se pretenda expandir la startup pero sin ser el medio de supervivencia.

¿En caso de necesitar financiación cuál es el mejor momento para solicitarla?

En el momento en el que el proyecto sea escalable y repetible se debe acudir al inversor con un plan de negocios o un modelo Canvas bien estructurado, en el que se identifique al equipo de trabajo involucrado y en el que se demuestre que el proyecto ya haya alcanzado su “product market fit”.
 
Una vez se tienen cubiertos estos aspectos, lo primero que debe hacer un emprendedor a la hora de buscar financiación es asegurarse de hacer un “backgroud check” de los inversores, estudiarlos, pedir referencias, cerciorarse cómo se comporta con los proyectos en los que ha invertido anteriormente, su experiencia, qué tesis de inversión tiene y si encaja con el proyecto.
 
Una vez identificados los posibles inversores, hay una serie de variables que en general se toman en cuenta a la hora de invertir en un proyecto:
 
  • El proyecto tiene que ser viable, es decir, debe tener una clara ventaja competitiva y debe existir mercado claro, definido y accesible cuando hay mercado, se nota rápidamente así sea con pequeñas cifras. Se debe demostrar porque se le va a ganar la batalla a la competencia.
  • El proyecto debe ser factible, o en otras palabras, que cuente con el equipo de trabajo que le permita desarrollar la oportunidad de negocio que se ha detectado. Un buen equipo de trabajo es una pieza clave en el éxito de un proyecto.
  • El proyecto tiene que ser invertible, para esto es necesario que cumpla con 2 criterios, que sea escalable, es decir, con capacidad de crecimiento extraordinario y, que tenga salida. Este factor es clave, ya que el inversor no busca tener una empresa que dejarle a sus hijos, por el contrario, pone dinero en un proyecto con el fin de rentabilizar esta participación lo máximo que pueda; es importante demostrarle que va a poder des-invertir y no hacer una donación al emprendedor.
 
Desde UpBizor asesoramos empresas en el proceso de búsqueda y consecución de financiación, contacta con con nosotros y reserva de manera gratuita tu sesión de Investment Readiness.
 
Fuente: Libro ¿tienes una startup? de Luis Martín Cabiedes